Imagen del juicio durante el interrogatorio del pasado martes.

Imagen del juicio durante el interrogatorio del pasado martes. EFE

Actualidad

La actitud del fiscal contra la víctima de la 'manada de Sabadell' que indigna a todos: "Otro caso Nevenka"

La ministra de Igualdad, Irene Montero, ha advertido que es obligación de todas las instituciones evitar la revictimización de las víctimas en el proceso de denuncia y juicio.

7 abril, 2021 10:01

Noticias relacionadas

La joven de 18 años que ha denunciado la violación de una manada de Sabadell tuvo que enfrentarse este martes, en el juicio, a un incisivo interrogatorio del fiscal del caso. Varias veces la interrumpió y puso en duda todas sus respuestas. "¿Está segura de eso?", le insistía una y otra vez. Incluso siguió preguntando cuando la víctima lloraba y no podía ni hablar, sin darse cuenta de su situación.

Cuestionan la actitud del fiscal contra la víctima de la manada de Sabadell.

Se trataba de la primera sesión del juicio en la Audiencia de Barcelona contra cuatro de los seis presuntos agresores, a los que se les pide penas de entre 37 y 41 años de cárcel por agresión sexual con penetración. Uno de ellos está acusado en calidad de autor y los otros como cómplices o cooperadores necesarios por no evitarlo.

La joven, de la que no se ha revelado su identidad y que ha declarado tras una mampara, relató el horror que sintió: "No podía huir (...) Estaba llorando muchísimo, temblando muchísimo y suplicando que me dejaran, que no diría nada". "No sabía si me iban a matar".

Sin embargo, el fiscal le ha preguntado cómo sabía que los acusados estaban discutiendo si la víctima no entendía su idioma, el marroquí: "Por el tono", ha explicado ella. Y durante toda la narración de los hechos, el fiscal le ha preguntado a la víctima si estaba "segura", si "ahora tiene claro" o incluso si recordaba si "eyacularan" dentro de ella.

También le ha hecho relatar a qué se refería "con violencia" en las relaciones pese a que la joven ya había contado como la llevaron a la fuerza al interior de la nave, la agarraron por el cuerpo y la cara para violarla y obligarla a realizar felaciones.

"¿Cómo termina este suceso?", ha espetado el fiscal con tono ríspido cuando la víctima, con la voz ahogada en lágrimas, pormenorizaba la manera como la violaron, según informa Efe.

La reacción a la actitud del fiscal ha sido inmediata. La propia ministra de Igualdad, Irene Montero, ha sido la primera en advertir de que no se puede revictimizar a las víctimas de violaciones o agresiones sexuales y que evitarlo debería ser "una obligación ineludible de todas las instituciones".

Algunos usuarios en Twitter han recordado la actitud del fiscal del juicio del caso Nevenka que llegó a asegurar que la concejala del PP no era como la cajera de un supermercado que tiene que aguantar que la toquen, entre otras apreciaciones.

"¿Quién dice que #Nevenka es pasado?", escribía un usuario. "Escuchar cómo el fiscal del juicio a la Manada de Sabadell interpela de manera inquisitorial a la víctima me retrotrae 20 años atrás, con el juicio de Nevenka. Igual esos tiempos no son tan pretéritos y no hemos avanzado tanto como creemos", aclaraba otra usuaria.

El fiscal del caso Nevenka, de hecho, fue apartado.

Violación en Sabadell

Los hechos que se juzgan se remontan a la madrugada del 2 al 3 de febrero de 2019 cuando la víctima, que entonces tenía 18 años, fue abordada por un hombre que no ha podido ser identificado a la salida de un local de ocio de Sabadell, que la agarró del cuello, la puso contra la pared y la agredió sexualmente, tal como ella misma ha relatado ante el tribunal.

De acuerdo con la joven, el agresor formaba parte de un grupo de chicos que la habían estado importunando a ella y a una amiga en un bar del municipio: "Su propia presencia ya era una coacción".

Seguidamente, el agresor la condujo contra su voluntad hasta una nave abandonada, antigua sucursal bancaria ocupada por personas sin hogar, y en cuyo interior se encontraban los cuatro procesados y un quinto que está fugado, todos ellos de nacionalidad marroquí.

Una vez en la nave, ha continuado, los seis desconocidos comenzaron a discutir mientras ella yacía "pegada a la pared, arrinconada, llorando mucho y temblando mucho", al punto que no pudo evitar orinarse encima de "miedo".

Tal y como ha continuado la joven, una vez en la nave el primer agresor la llevó a un habitáculo donde la violó y la obligaron a mantener relaciones sexuales por turnos con otros dos hombres, uno de los cuales está procesado y otro que se dio a la fuga cuando fue puesto en libertad antes de que se conocieran los informes toxicológicos que le incriminaban.

La víctima sólo logró huir, semidesnuda, cuando fue finalmente conducida fuera de la nave, momento que aprovechó para correr hacia un garaje del que salía un vehículo y cuyos ocupantes la llevaron hasta la Policía Local.

Por estos hechos, por los que inicialmente fueron investigados nueve sospechosos, la Fiscalía solicita también el pago de una indemnización de 60.000 euros a la víctima, a la que pide que los agresores no puedan acercarse a menos de un kilómetro, y propone conmutar una parte de la pena de prisión por la expulsión del país.