El Skoda Superb Combi es una berlina familiar de gran tamaño.

El Skoda Superb Combi es una berlina familiar de gran tamaño. José Luis Cano.

Skoda

Skoda Superb Combi iV: un híbrido enchufable para familias ecológicas

El Skoda Superb Combi iV ofrece un amplio habitáculo y un enorme maletero para las familias más numerosas. A ello se suma un sistema híbrido enchufable, que le dota de la etiqueta cero al recorrer más de 50 km. en eléctrico. Su precio, eso sí, es elevado.

26 agosto, 2020 11:50

Noticias relacionadas

En El Español hemos realizado una prueba al Skoda Superb Combi iV. Se trata de una berlina familiar de gran tamaño con un sistema de propulsión híbrido enchufable.

Esto significa que combina un motor de gasolina con un segundo motor eléctrico, que se alimenta de una batería.

De esta manera, este coche puede viajar como un eléctrico puro (en torno a los 57 kilómetros), mientras tiene carga de batería; para después circular como un coche de combustión, con el motor de gasolina, cuando no tiene carga. A su vez, también puede recorrer muchos kilómetros como un híbrido, combinando ambos motores.

El sistema híbrido enchufable permite a este Skoda Superb iV lograr la etiqueta Cero de la DGT, un tipo de distintivo que tiene ventajas como el aparcamiento gratuito en zonas de estacionamiento regulado como Madrid.

En relación al precio, este Skoda Superb Combi iV tiene un precio, sin descuentos, que parte de los 43.400 euros. La versión probada, que se corresponde con el acabado Sportline, asciende hasta los 46.700 euros.

A estos precios hay que restar los descuentos que suelen aplicar las marcas por financiación. Y también la posibilidad de incluir las ayudas del Plan Moves, de entre 4.000 y 5.500 euros.

Esto quiere decir que este coche, en realidad, puede tener un precio que rondará los 37.000 o 39.000 euros, una cifra sin duda alta, pero que se justifica porque incorpora la última tecnología.

Este coche tiene un sistema de propulsión híbrido enchufable.

Este coche tiene un sistema de propulsión híbrido enchufable.

Cómo funciona el Skoda Superb Combi iV

Tal y como señalamos anteriormente conviene tener en cuenta que este coche es un híbrido enchufable. Es decir, es un coche híbrido pero que, además, se puede enchufar para recargar sus baterías.

Esta tecnología permite a este Superb Combi iV circular solo con electricidad, en un modo 100% eléctrico, o bien en un moto combinado o híbrido (el motor de gasolina se ayuda del motor eléctrico).

En cuanto a los motores y comenzando por el de gasolina, se trata de un motor de sobra conocido en el grupo Volkswagen. Hablamos del 1.4 TSI de 156 caballos. A ello se añade un segundo motor eléctrico que tiene una potencia de 85 kW (115 CV).

Entre ambos motores, el Skoda Superb Combi iV ofrece una potencia conjunta de 218 CV (recordamos en este sentido que las potencias del motor de combustión y las del motor eléctrico no se suman), con un par de 400 Nm. Y todo ello con un cambio automático de doble embrague y seis velocidades.

Este coche tiene la etiqueta cero de la Dirección General de Tráfico.

Este coche tiene la etiqueta cero de la Dirección General de Tráfico.

Cuánto circula en eléctrico

Esta es la clave de este coche. En modo 100% eléctrico, este Skoda Superb Combi iV tiene una autonomía aproximada de 55 kilómetros, según la normativa WLTP.

Esta cifra puede variar dependiendo del tipo de conducción, de si es conducción urbana o por autopista y de los elementos que empleemos en la conducción (aire acondicionado, calefacción, etcétera).

No obstante, y en un uso normal podemos señalar que los 40 kilómetros en modo eléctrico sí son más que razonables de conseguir.

¿Y esta autonomía en eléctrico es suficiente? Esta es otra de las preguntas que se hacen muchos usuarios. Y aquí la respuesta dependerá de diferentes factores. Sin duda, la cifra es corta, pero también hay que reconocer que una gran mayoría de los usuarios no realizan más de 50 kilómetros al día con sus vehículos.

Por lo tanto, podría ser una cantidad más que suficiente para moverse en eléctrico puro de lunes a viernes (contando con las ventajas de la etiqueta cero) y después aprovechar los fines de semana para realizar viajes más largos con el motor de combustión.

No obstante, y esto sí que hay que dejarlo claro, este coche necesita una carga continuada. Incluso nos atreveríamos a decir que diaria. Esto lo comentamos porque si no se dispone de un garaje con una toma de carga o una plaza de parking en el puesto de trabajo donde se pueda cargar, quizás un híbrido enchufable no sea la compra más lógica.

Entre otras razones porque al final estamos al volante de un coche con mucho más peso (unos 200 kilos adicionales) principalmente por la introducción de la batería.

En este sentido, la batería del Skoda Superb Combi iV tiene una capacidad de 13 kWh, lo que significa, por tanto, que con una toma de carga con una potencia convencional (de entre 2,3 kW y 3,7 kW) estamos hablando de un tiempo de carga de entre 4 y 5 horas, una cifra más que razonable.

Entre sus puntos fuertes destaca el maletero y el enorme habitáculo.

Entre sus puntos fuertes destaca el maletero y el enorme habitáculo.

Cuánto cuesta cargar el coche

Responder a esta pregunta no es tan fácil puesto que depende de la instalación que tengamos, de la potencia contratada, de la hora de carga (si es horario valle o no)… Pero tomando como media un precio alto del kWh (el que tenemos en nuestro domicilio, por ejemplo con un contrato normal y sin coche eléctrico) de 0,19 euros, tenemos que recargar la batería al completo nos cuesta 2,47 euros.

Esta sería la cifra, por tanto, que nos costaría recorrer unos 50 o 55 kilómetros en modo eléctrico. Si ampliamos esta cantidad a los 100 kilómetros, estaríamos hablando de un gasto de unos 4,8 o 4,9 euros por cada 100 kilómetros.

Si consiguiéramos un precio de la electricidad más barato (en torno a los 0,10 euros el kWh) la recarga del coche supondría 1,3 euros. Así podríamos recorrerá 100 kilómetros por una cifra de entre 2,3 y 2,5 euros.

Por último, si lo que hacemos es funcionar en modo automático y que el sistema gestione cuándo entregar la electricidad y cuándo funcionar en automático, entonces veremos que el consumo de combustible ronda los 4 o 5 litros, lo que supone una cifra de entre 4,8 y 6 euros por cada 100 kilómetros (con el precio de gasolina a 1,2 euros).

En el caso de que circulemos sin carga de batería el consumo se situará entre los 7 y 8 litros, entre 8,4 y 9,6 euros cada 100 kilómetros.

Interior del Skoda Superb Combi iV.

Interior del Skoda Superb Combi iV.

Cómo se comporta el coche

A nuestro juicio, y con esta industria tan cambiante, adquirir un coche híbrido enchufable es una opción a tener muy en cuenta (siempre que se pueda desembolsar ese dinero, claro está) ya que permite circular por grandes ciudades sin limitaciones y contar con una gran autonomía en caso de realizar un gran viaje.

Estamos de acuerdo en que es un coche caro y, además, un híbrido enchufable es una solución transitoria (en 2040 no se fabricarán coches con motores de combustión). Pero también creemos que este tipo de coches ofrece un equilibrio para los tiempos que vivimos, al menos hasta que no haya una transición completa hacia el coche 100% eléctrico.

Además, de la ventaja de poder circular en modo eléctrico, también hay que sumar otras virtudes como la posibilidad de contar con una potencia extra cuando se pisa el acelerador con contundencia. Así el sistema eléctrico ayuda al motor de combustión ofreciendo una potencia adicional que es muy útil en momentos como los adelantamientos.

Entre los aspectos a mejorar, además del precio elevado, desde aquí pensamos que se necesita un período de adaptación para el sistema de frenado. Al ser una frenada regenerativa, ante un primer accionamiento suave los frenos no tienen un gran mordiente, lo que hará que necesitemos varias decenas de kilómetros para habituarnos a los mismos.

Las plazas traseras son de las mejores de la categoría.

Las plazas traseras son de las mejores de la categoría.

A la hora de buscar rivales a este modelo tan solo encontramos el Volkswagen Passat GTE (también híbrido enchufable) que parte de los 51.152 euros y el Peugeot 508 SW PHEV, que parte de los 46.150 euros… Ambos, por tanto, son más caros que este Skoda Superb.

Si bajamos un escalón también podríamos encontrar el Kia Ceed Tourer PHEV, desde 34.675 euros y el Renault Mégane Sport Tourer, que ronda los 35.000 euros. Ambos, eso sí, son más pequeños.

En definitiva, un coche caro, pero que puede ser una alternativa a tener en cuenta para aquellas familias que necesitan espacio un gran maletero y, sobre todo, buscan un coche ecológico.

Valoración

Diseño: 8
Espacio interior y maletero: 10
Motor, cambio y prestaciones: 8
Confort y terminación: 8
Equipamiento en seguridad y tecnología: 8,5
Diversión al volante: 8
Precio: 6

Puntuación final: 8,07