Unidad probada del Skoda Kamiq G-Tec.

Unidad probada del Skoda Kamiq G-Tec. José Luis Cano

Skoda

Este coche es un 'mechero': recorremos ‘media’ España por menos de 20 euros

Realizamos un viaje de 500 kilómetros con un Skoda Kamiq propulsado por GNC (gas natural comprimido), que ofrece un gasto de 3,9 € por cada 100 km; menos dinero que en un diésel o un híbrido.

11 agosto, 2020 08:21

A la hora de hablar de eficiencia, movilidad sostenible y reducción de emisiones de CO2 rápidamente pensamos en el coche electrificado (ya sea híbrido, enchufable o 100% eléctrico).

Pero también hay que reconocer que existen otras tecnologías que pueden ser interesantes para determinados usuarios.

En esta ocasión, el coche que en El Español hemos tenido la oportunidad de conducir y que nos ha resultado interesante a la hora de hablar de su eficiencia (en materia de gasto económico) es el Skoda Kamiq G-Tec, un coche que funciona con GNC (Gas Natural Comprido), pero que también puede hacerlo con gasolina.

Para comprobar cuáles son las virtudes (y también los puntos débiles) de este turismo hemos cruzado media España, para poder así echar números reales sobre su consumo y sobre las gasineras (estaciones de gas) disponibles.

Un recorrido que nos ha permitido conocer que el gasto por cada 100 kilómetros de este vehículo es muy pequeño (incluso inferior al de un híbrido o un diésel), pero que también nos ha descubierto que repostarlo no es fácil como se piensa, puesto que el número de estaciones con GNC que existe en España es reducido. A continuación explicamos todas las características de este vehículo.

Así hemos repostado en la estación de servicio de GNC de Fontioso (Burgos).

Así hemos repostado en la estación de servicio de GNC de Fontioso (Burgos).

GNC, la apuesta del Grupo Volkswagen

Antes de nada, lo primero que tenemos que tener claro es que este Kamiq es un coche diferente a la mayoría de vehículos que están a la venta.

Mientras que los turismos más vendidos en España incorporan motores que se alimentan de gasolina o diésel (también están los híbridos y los eléctricos), este coche cuenta con un motor alimentado, principalmente, por GNC (Gas Natural Comprimido), que no es lo mismo que el GLP (Gas Licuado del Petróleo).

El GNC, que también se conoce como gas natural vehicular, es una tecnología que existe desde hace ya varios años (principalmente asociada a vehículos de gran tamaño y orientación industrial) por lo que no requiere de grandes inversiones.

En este sentido, Seat fue de los primeros fabricantes de turismos que apostó por esta tecnología, que también se ha ido incorporando al resto de marcas del Grupo Volkswagen. De esta manera, por ejemplo, inicialmente el GNC estaba disponible en el Seat León, después pasó al Ibiza, al Mii y también al Arona.

El Kamiq es un SUV de pequeño tamaño y orientación urbana.

El Kamiq es un SUV de pequeño tamaño y orientación urbana.

Ahora, en cambio, se puede adquirir en el Skoda Kamiq (que es el vehículo de la prueba), Skoda Scala y también lo podremos probar en el nuevo Volkswagen Golf algo más adelante.

No obstante, en este sentido, también hay que ser justos y sinceros señalando que, mientras que Seat ha puesto todo su empeño en el desarrollo de esta tecnología, todo parece indicar que es un desarrollo de transición, es decir que no será una gran apuesta de futuro. Y la prueba es que Audi, con su nuevo Audi A3, ha decidido no incluir versiones GNC en su gama señalando que prefiere apostar por la electrificación.

El precio del GNC es económico, en este surtidor se puede ver un coste de 0,87 euros el kilo.

El precio del GNC es económico, en este surtidor se puede ver un coste de 0,87 euros el kilo.

Cómo funciona un coche de GNC

Una de las claves de este Skoda Kamiq es que se puede mover con gas vehicular, pero también con gasolina. De ahí que si el usuario en algún momento se queda sin GNC puede utilizar la gasolina, como en cualquier otro modelo y sin tener que hacer absolutamente nada en el coche: la transición entre un combustible y otro esa automática e inapreciable.

El hecho de que este Kamiq pueda circular con GNC o con gasolina se debe a que tiene como principal fuente el depósito de GNC con una capacidad de 13,8 kilos. El depósito de gasolina, por su parte, tiene 9 litros. El depósito de GNC está fabricado en acero de alta resistencia. Además, al estar colocado en la parte trasera ofrecen un mejor reparto de pesos.

G-Tec es la denominación de Skoda a las versiones de GNC.

G-Tec es la denominación de Skoda a las versiones de GNC.

Además, del depósito de GNC también hay otros elementos característicos de este modelo como una boca de llenado para el gas, junto a la de la gasolina, sensores de presión de gas, un regulador de presión que controla la distribución de gas, nuevos segmentos en los pistones y un refuerzo en las válvulas. Además el turbocompresor es más ligero, de modo que la turbina responde con mayor inmediatez.

En cuanto al motor que propulsa este Kamiq es el propulsor 1.0 de tres cilindros, con 90 CV que se ha introducido hasta ahora en numerosos modelos del grupo Volkswagen. Este modelo está asociado a una caja manual de seis velocidades.

Con todo ello y en condiciones óptimas (depósitos llenos de GNC y gasolina) estamos hablando de que este modelo tiene una autonomía de unos 300 kilómetros con GNC y de unos 100 kilómetros  con gasolina. En total, la autonomía se sitúa en torno a los 400 kilómetros. En el caso de realizar una conducción muy eficiente, se puede conseguir una autonomía de 450 kilómetros.

Un momento del repostaje en la 'gasinera' de Vicálvaro.

Un momento del repostaje en la 'gasinera' de Vicálvaro.

Arranque en gas

Antes de iniciar la marcha también conviene saber que el Kamiq de GNC inicialmente arranca siempre con gas. Tan solo comenzará a utilizar primera la gasolina en los casos en los que no tenga gas, si la temperatura del líquido refrigerante es inferior a -10 grados o si justo se acaba de repostar el GNC. Son los únicos casos en los que empezará en gasolina. En el resto de situaciones siempre arranca con GNC.

El conductor, no obstante, no apreciará si ha arrancado con GNC o con gasolina salvo si mira el cuadro de instrumentos, ya que habrá un testigo en verde en el cuadro de instrumentos indicando GNC.

En marcha

Es el momento de iniciar la marcha. Arrancamos y rápidamente vemos como el cuadro de instrumentos aparece el testigo GNC en verde. Comenzamos la marcha y no apreciamos grandes cambios en este primer momento. El motor es suave y responde bien en conducción urbana.

Sí notamos que sus prestaciones son algo más limitadas. Sobre todo cuando salimos a carretera y aceleramos a fondo o intentamos hacer algún adelantamiento.

Para confirmar nuestras suposiciones recurrimos a la ficha técnica y vemos que su velocidad máxima es de 176 km/h y su aceleración de 0 a 100 km/h es de 12,5. Si lo compramos con un Kamiq TSI de 95 CV vemos que este último logra 181 km/h (unos 5 km/h más) y acelera de 0 a 100 km/h en 11,1 segundos, es decir casi 1,5 segundos antes.

Estas mejores prestaciones, no obstante, también se pueden deber a la caja de cambios, que en la versión de gasolina cuenta con cinco marchas, y en el GNC dispone de seis velocidades.

El consumo de GNC de este modelo está por debajo de los 5 kilos cada 100 kilómetros.

El consumo de GNC de este modelo está por debajo de los 5 kilos cada 100 kilómetros.

Consumo de GNC

Llega el momento de echar cuentas y analizar los datos. Tras recorrer cerca de 500 kilómetros al volante del Kamiq de GNC vemos que el consumo que nos ha dado de media es de 4,6 kilos por cada 100 kilómetros. Esta cifra, además, la hemos conseguido con cuatro ocupantes, una elevada carga en el maletero e incluso subiendo (y bajando puertos de montaña).

Conviene recordar en este sentido que e l consumo de GNC no se mide en litros, sino en kilos por cada 100 kilómetros.

Y una vez que tenemos claro cuál es el consumo, ahora lo que hacemos es analizar el gasto que representa. En los repostajes que hemos realizado la media ha sido de 0,85 euros por cada kilo de GNC.

Esto quiere decir, por tanto, que recorrer 100 kilómetros con este modelo tiene un coste de 3,91 euros, una cifra realmente baja. De las más bajas que recordamos probando un coche. Recorrer 500 kilómetros con este vehículo, por tanto, nos ha supuesto un gasto inferior a los 20 euros.

Este gasto es inferior a todos los coches que existen en el mercado con otras tecnologías. Por ejemplo si cogemos como referencia el modelo de gasolina con menor consumo estamos hablando de 4,8 litros (cifra oficial), lo que supone un gasto de 5,5 euros por cada 100 kilómetros, siendo optimistas, puesto que hablamos de cifras oficiales.

Y algo similar ocurre con los diésel. Si tomamos como referencia el diésel más ahorrador estaríamos hablando de un consumo de 4,1 litros que multiplicado por los 1,06 euros del precio de gasóleo actual de media tenemos que el gasto por cada 100 kilómetros es de 4,3 euros.

Y por último, también tenemos los híbridos. El que menos consume son 3,9 litros, lo que supone un gasto de 4,5 euros por cada 100 kilómetros.

Por tanto, podemos decir que desplazarnos con este modelo es más económico que con un coche de gasolina, un diésel o uno de gasóleo. Un cálculo que hemos hecho, además, comparando el consumo real de este Skoda de GNC con los consumos oficiales del resto de coches (que luego serán más altos).

El Skoda Kamiq en los alrededores del estadio del Atlético de Madrid.

El Skoda Kamiq en los alrededores del estadio del Atlético de Madrid.

Qué diferencia de precio hay

Es otro de los factores a tener en cuenta. Analizando el precio de la versión de gasolina (20.810 euros) con la variante de gas (22.260 euros) estamos hablando de que la versión de GNC es 1.450 euros más cara.

Sin embargo, esta diferencia queda rápidamente anulada cuando comparamos los consumos. Recorrer 100 kilómetros con el Kamiq de gasolina es 2,7 euros más costoso que con el Kamiq de gas. Esto quiere decir que la diferencia de precio la amortizaremos en menos de 55.000 kilómetros, es decir en unos cinco años, aproximadamente (recorriendo 10.000 kilómetros al año).

Cuántas estaciones de gas natural hay en España

Este es el principal escollo de este coche. A día de hoy hay cerca de 90 estaciones de gas natural en España. Y a pesar de que existen otras 39 en proyecto estamos hablando de que son pocas gasineras.

Por ejemplo en nuestro viaje desde Madrid al Oriente asturiano, pudimos repostar sin problema en Madrid (en los alrededores de Vicálvaro) y con ese depósito llegar hasta la provincia de Burgos, donde había otra estación de servicio cerca de Fontioso.

Sin embargo, una vez acabado el GNC del depósito, el resto del camino lo hemos realizado en gasolina, ya que en localidades tan importantes como Aguilar de Campoo, Torrelavega, Suances, Comillas o Unquera no contaban con una estación de servicio de GNC.

Este modelo al ser de GNC tiene la etiqueta ECO de la DGT.

Este modelo al ser de GNC tiene la etiqueta ECO de la DGT.

Conclusión

Sin duda un coche de GNC es muy recomendable para todos aquellos usuarios que busquen economía en la movilidad, en lugar de prestaciones puras, y demanden, además, la etiqueta ECO de la DGT. No existe un coche de gasolina, diésel o híbrido que pueda igualar los 3,9 euros que hemos gastado con este modelo por cada 100 kilómetros.

Entre los aspectos a mejorar, cabe señalar que el número de estaciones de servicio donde poder repostarlo sigue siendo bajo. Esto hace que si realizamos grandes trayectos en numerosos momentos tengamos que circular con gasolina que, por su depósito pequeño, haré que estemos repostando continuamente, cada 100 kilómetros.

Valoración

Diseño: 7
Espacio interior y maletero: 8
Motor, cambio y prestaciones: 6
Confort y terminación: 7
Equipamiento en seguridad y tecnología: 7
Diversión al volante: 6
Precio: 8,5

Puntuación final: 7,07