Renault

Renault y Samsung anticipan la evolución de su vehículos eléctricos

El anuncio de Tesla hace apenas una semana de su nuevo camión con casi 800 kilómetros de autonomía, sumado a la aparición sorpresa de su nuevo Tesla Roadster, el cual presenta una velocidad punta de más de 400 km/h y un rango 100% eléctrico que superaba los 1.000 kilómetros, anticipa lo que puede ser una realidad para el automóvil completamente distinta de cara al futuro a corto y medio plazo. El resto de fabricantes está obligado a presentar sus propias apuestas, eligiendo entre la tecnología híbrida, eléctrica, de pila de combustible e incluso los motores alimentados por gas, como alternativas a los propulsores tradicionales de combustión interna.

Hace apenas un lustro, una de las principales razones que creaba sensaciones contradictorias en los conductores a la hora de comprar un coche eléctrico era la falta de autonomía de este tipo de sistemas, algo que, sumado a la falta de infraestructuras y plataformas de recarga, creaba inseguridad al posible comprador. La evolución de la tecnología y la entrada de grandes fabricantes de baterías ha permitido que la mejora de prestaciones de los vehículos alimentados por baterías haya sido prácticamente exponencial durante los últimos años.

Más kilómetros, a un precio más bajo y con menos peso. Ese el horizonte al que se aproxima estos trenes de potencia tal y como lo confirma el último lanzamiento realizado por Renault durante la Daegu International Future Auto Expo en Corea del Sur. La firma francesa ha presentado su nuevo vehículo, el SM3 Z.E. (aquí conocido como Renault Fluence), desarrollado en colaboración con el gigante tecnológico, Samsung, bajo la joint-venture que ambos tienen en el país asiático y el cual anuncia una autonomía que crece por encima del 57% respecto a la anterior de dicho modelo.

Esta nueva versión del Renault Samsung Motors SM3 Z.E. presentado en 2013, consigue hasta 213 kilómetros más de rango que su predecesor, siempre basado en el ciclo de homologación utilizado en Corea del Sur. Según Renault, se consigue aumentar la capacidad de la batería hasta los 36 kWh sin incrementar el peso. Con los datos facilitados por la Autoridad máxima responsable de la Seguridad en el Transporte en Corea (KOTSA) un conductor realiza al día de media unos 40 kilómetros sumando todos sus trayectos, por lo que, con este aumento de la autonomía, le permitiría completar cinco días sin tener que recargar las baterías.