Porsche

Porsche 911 Carrera T, por y para puristas del automóvil

31 octubre, 2017 08:28

La intención de integrar en su estrategia comercial la llegada de los primeros vehículos eléctricos, así como seguir profundizando entre los híbridos no debe preocupar a los incondicionales de la marca de Stuttgart. Porsche sigue presentando modelos dirigidos para todos aquellos conductores que siguen defendiendo la pureza del automóvil por encima del resto y esta intención la encontramos aún más plasmada dentro de su última creación, el Porsche 911 Carrera T, un sentido homenaje al Porsche 911 T de 1968.

No estamos ante el coche más potente de la gama, ni tan siquiera el más revolucionario tecnológicamente. Lo que tenemos es un Porsche 911 equipado con el propulsor del Carrera, un motor de 6 cilindros y 3 litros con 370 CV de potencia y un par de 450 Nm. Se trata del bloque menos dotado de toda la gama, sin embargo, poco importa si lo miramos desde un punto de vista global, ya que los ingenieros de Porsche se han encargado de sacar toda la esencia introduciendo mejoras de chasis y novedades en cuanto a equipamiento que lo hacen más ligero, más puro y radical.

La transmisión es de caja de cambios manual con recorrido acortado, trasladando toda la potencia al eje posterior, pero para el que lo prefiera, Porsche también ofrece su habitual caja automática de doble embrague PDK. En lo que respecta a las suspensiones, el fabricante germano ha apostado por una configuración deportiva, introduciendo la suspensión activa PASM y bajando la altura del chasis en 20 mm. Se introduce un diferencial mecánico con autoblocante e incluso se ofrece como elemento opcional la posibilidad de implementar el eje trasero direccional.

Pero hay más. El Porsche 911 Carrera T para a una configuración biplaza y se ha prescindido de todo aquello que pueda influir negativamente en el peso del conjunto y que no afecte a la deportividad. Se ha reducido el aislante acústico, se han cambiado los tiradores de la puerta por unos más ligeros de cuero y se ha eliminado el sistema multimedia para que en la báscula consigamos bajar hasta los 1.425 kilógramos. Todas estas medidas, se hacen notar en las prestaciones, donde nos encontramos que a pesar de contar con uno de los propulsores menos potentes que actualmente tiene en catalogo Porsche, el 911 Carrera T consigue realizar un 0 a 100 km/h en apenas 4,5 segundos en su versión manual, siendo de 4,2 en el caso de montar la caja de cambios PDK. La velocidad máxima de ambas versiones es de 290 km/h.

Estéticamente, se incorpora un nuevo splitter delantero, retrovisores Sport Design, llantas heredadas del Carrera S de 20 pulgadas, así como detalles en Gris Ágata metalizados y nuevos retrovisores Sport Design. Para el interior, el homenaje al Porsche 911 T de hace medio siglo también se encuentra en esa estética vintage que se ha elegido, más acusada aún con la decisión de eliminar el sistema multimedia el cual se podrá seguir adquiriendo si el comprador así lo desea. Asientos deportivos en tejido “Sport-Tex”, volante deportivo GT y pequeños detalles de color para animar el habitáculo. ¿El precio? 124.010 euros, tanto como un Carrera S, sin embargo, estamos sin duda ante uno de los ejercicios de pureza más atractivos de los últimos años.