Opel

Opel presenta las líneas maestras de su futuro en el Grupo PSA

15 noviembre, 2017 16:00

Tras la adquisición de Opel por parte del Grupo PSA, muchas eran las preguntas que quedaban por resolver sobre el papel que iba a jugar la marca germana dentro del organigrama del conglomerado de empresas francés. Mientras que DS Automobiles, Citroën y Peugeot parecían tener claramente diferenciados sus respectivos clientes objetivos, la llegada de Opel planteaba la necesidad de redefinir la distribución interna del grupo, y más allá de la estrategia comercial, también era necesario hablar sobre el futuro de las factorías y de los empleados que trabajaban hasta el momento para el fabricante de Rüsselsheim.

Durante el pasado jueves, Opel presentaba su plan estratégico para los próximos siete años con el claro objetivo de que la marca vuelva a presentar números en verde en los próximos años, ocupando un papel importante dentro del Grupo PSA. Dicho plan, presentado por los dirigentes, ha sido bautizado con el nombre de PACE! y pretende precisamente sanear a la empresa y empezar arrojar resultados positivos y beneficios a corto-medio plazo.

Los trabajadores de la fábrica de Figueruelas, en Zaragoza, uno de los principales motores económicos de la región, pueden estar tranquilos ya que en esta hoja de ruta no se desliza ningún tipo de recorte de plantilla. Se espera que la planta española de Opel forme parte activa de la producción total del fabricante, aunque por el momento no han sido confirmados los modelos que recibirá en un futuro. Sí habrá que reducir gastos, al igual que en otras factorías como la de Eisenach o Rüsselsheim, pero no en forma de despidos y sí de jubilaciones anticipadas, programas de voluntariado o mayor flexibilidad horaria. Opel ha prometido que no habrá cierres productivos y defiende una vez más que su intención es la de no despedir a ninguno de sus actuales trabajadores.

En cuanto a la estrategia comercial, el objetivo de la marca será el de la electrificación de todos sus vehículos para el año 2024, incluyendo modelos híbridos y eléctricos puros. Entre ellos, uno de sus mayores representantes, el Opel Corsa, estrenará ya una versión 100% eléctrica en su próxima generación, la cual se espera que sea lanzada ya en 2019, coincidiendo también con la renovación del Citroën C3, ya lanzado, y con la llegada del nuevo Peugeot 208, todos ellos compartiendo plataforma.

Este último es precisamente otro de los puntos que se destacaron en la presentación del plan PACE!, ya que el fabricante germano pasará de las nueve plataformas existentes en la actualidad a sólo dos en 2024, CMP y EMP2, ambas del Grupo PSA. Para ello deberán adaptarse de forma paulatina las instalaciones y los procesos productivos. Las familias de motores también serán reducidas, pasando de las 10 que hay en 2017 a sólo cuatro dentro de siete años.

A finales de esta misma década, es decir, de cara a 2020, Opel volverá a hacer recuento y determinará si se ha cumplido con un plan que apunta al lanzamiento de nueve nuevos modelos en apenas dos años, con un SUV de grandes dimensiones sumándose al nuevo Opel Combo y al Opel Corsa, todos ellos señalados como pilares de esta nueva Opel alejada del control de General Motors. La intención es tener hasta cuatro vehículos ‘electrificados’ para entonces. La llegada a nuevos mercados como Brasil o China y la reconversión de Rüsselsheim en el principal centro de I+D+i del Grupo PSA han sido los otros puntos a destacar de este futuro ambicioso de Opel ahora en manos francesas.