Opel

Opel Insignia Grand Sport, renovación total

El Insignia es para Opel uno de sus máximos valores, un acierto seguro  que desde su lanzamiento en 2009 ha conseguido vender más de 900.000 unidades en todo el mundo. Este modelo, sustituto del mítico Vectra, ha gozado siempre de una popularidad notable gracias, entre otros, a una carga tecnológica muy avanzada para la época. 

El tiempo pasa volando, y en el ya casi extinto 2016 el Insignia se había convertido en una berlina algo anticuada, con un diseño pasado y  ampliamente superado por muchos de sus rivales tanto en términos estéticos como, sobre todo, técnicos. 

Por eso Opel, consciente de la importancia de este modelo, ha decidido invertir enormes cantidades de dinero y esfuerzo en hacer del Insignia, de nuevo, un modelo con luz propia dentro de la gama Opel, coronándose de nuevo como punta de lanza de la marca alemana. 

El nuevo Insignia pasa a denominarse Insignia Grand Sport en referencia a un diseño que enfatiza aún más en el aspecto coupé de la carrocería, mucho más elegante que hasta el momento. El nuevo Insignia Grand Sport es más largo -casi 10 cm más de distancia entre ejes-, más bajo y más ancho que su predecesor. Su Cx es de sólo 0.26, uno de los mejores de su clase. 

En el interior, el salpicadero cambia completamente respecto al anterior Insignia, aunque no resulta tan innovador como su exterior, recordando fuertemente al habitáculo que utiliza el actual Astra. Han desaparecido buena parte de los botones que poblaban el anterior salpicadero en favor de una gran pantalla táctil que centraliza de nuevo la mayoría de servicios del vehículo. 

Tecnológicamente el Insignia Grand Sport se beneficia de los últimos avances de la marca alemana. Buena prueba de ello es el sistema de iluminación inteligente IntelliLux LED con más de 30 LED por faro y un alcance superior a los 400 metros. Además, el sistema de conectividad OnStar es ahora más capaz que nunca, asistiendo en caso de avería, accidente o necesidad de algún servicio como consultas de tráfico, meteorología o reservas de restaurantes/hoteles. 

Mecánicamente el Insignia Grand Sport estrenará nuevas mecánicas turbo con potencias comprendidas entre los 120 y los 200 CV, aunque se espera que en un futuro se amplíen las potencias, sobre todo por el margen superior. Destaca también una nueva caja de cambios automática de 8 relaciones, así como un sistema de tracción total inteligente más eficiente que nunca. 

Hablando de eficiencia, el nuevo Insignia Grand Sport es hasta 175 kg más ligero que su predecesor, que adolecía de un grave problema de sobrepeso que influía de forma negativa tanto en el consumo como en la dinámica de conducción. 

La presentación física de la nueva generación del Opel Insignia está prevista para el próximo salón de Ginebra, que se celebrará en marzo de 2017, por lo que las primeras unidades llegarán a los concesionarios entrada ya la primavera.