Mercedes Clase A.

Mercedes Clase A.

Mercedes-Benz

Mercedes revisará miles de unidades del Clase A en España por un fallo en el cambio automático

Las unidades afectadas se han producido entre 2018 y 2020. El fallo del Clase A tiene que ver con el nivel de aceite de la caja automática.

23 diciembre, 2020 11:31

Noticias relacionadas

La compañía Mercedes-Benz revisará miles de unidades del Clase A en España por un problema de fabricación detectado en la caja de cambios automática de este modelo que afecta al nivel del aceite, según ha adelantado la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

Este problema afecta a los Mercedes-Benz Clase A ensamblados entre el 30 de julio de 2018 y el 6 de marzo de 2020. En España, entre los años 2018 y marzo de 2020 se han comercializado alrededor de 25.000 unidades del Clase A, según afirma este organismo.

No obstante, las unidades a revisar no serían estas 25.000 mencionadas sino solo aquellas que llevan una caja de cambios automática, que puede rondar aproximadamente, según nuestras estimaciones, entre un 30% y un 50%, entre 7.500 y 12.500 unidades.

Tal como ha informado la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), el fallo radica en el nivel de aceite de dicho componente, que puede dañar al equipo, provocar un incendio en el coche o, si se derramase sobre la calzada, causar algún accidente.

"Existe un riesgo real de pérdida de aceite en la caja de cambios, lo que podría causar daños en el equipo, provocar un incendio en el coche o un accidente en carretera si finalmente se derramase sobre la calzada, sobre todo para los vehículos que circulen después", ha subrayado la OCU.

Mercedes-Benz se pondrá en contacto con los propietarios para sustituir la pieza afectada, "que deberá hacerse de forma gratuita y lo antes posible".

En cualquier caso, OCU recuerda a los propietarios de este modelo que pueden ponerse en contacto con el servicio de atención al cliente para conocer si su vehículo esté entre los afectados, especialmente aquellas personas que hayan cambiado su dirección y los que hayan comprado el coche de segunda mano, ya que el fabricante podría no disponer de sus datos de contacto.