Hyundai

Hyundai anticipa la llegada de la segunda generación de su Veloster

Con un corte de sus productos cada vez más deportivos, especialmente ahora con la llegada de la Serie N, Hyundai sigue queriendo hacer olvidar cualquier resto de la imagen de marca asiática de bajo coste para ofrecer productos no sólo de gran calidad y diseño europeo, sino que también un automóvil capaz de emocionar a todo aquel que se ponga a su volante. Prestaciones y desarrollos encargados a su centro de investigación, en las cercanías del Circuito de Nürburgring, han sido los principales secretos de esta nueva etapa de Hyundai fabricando coches deportivos para la calle.

Después de la presentación de su nuevo Hyundai i30 N, así como un gran desarrollo en competición tanto en circuitos como en rallyes, la firma surcoreana está lista para dar el siguiente paso, en este caso, anticipando lo que será la segunda generación de su primer coupé de renombre, el Veloster, el cual tuvo como gran objetivo el mercado norteamericano. Tras el lanzamiento en 2011, este coupé compacto está preparado para su segunda llegada, algo que el fabricante ha confirmado después de la filtración de las primeras imágenes espía de las mulas de pruebas.

Ya no había sentido para mantener el secreto, por lo que la propio Hyundai desvelaba el primer teaser en el que se anticipan la silueta lateral de este tres puertas de aspecto deportivo. Sólo unos días después se presentaba las primeras imágenes del vehículo real (tomadas en el Inje Speedway en Gangwon), en este caso con una colorida decoración de camuflaje elegida para disimular unas formas que vuelven a lucir musculo, parrilla trapezoidal al igual que los últimos lanzamientos de la firma asiática y unas ópticas delanteras de diseño muy afilado que se adaptarán a la agresiva imagen de la segunda generación del Veloster.

Habrá que esperar hasta el próximo mes de enero, en el Salón del Automóvil de Detroit para poder conocer más detalles de este vehículo que promete no perder ni un ápice de su carácter. De las imágenes publicadas por la marca podemos aventurar que habrá tres versiones distintas: normal, 1.6 con turbo y finalmente una más deportiva de nuevo firmada por la división N y que contaría con un motor de cuatro cilindros T-GDi 2.0 turbo de unos 270 CV de potencia. Obviamente se aprovecharía precisamente la unidad que ha sido desarrollada para el Hyundai i30 N.