Ford

Ford Mustang 2017, más personalidad y más tecnología

El Mustang es uno de los deportivos más icónicos de la historia del automóvil, conquistando a propios y extraños a lo largo de décadas y décadas de éxito. La criatura de Ford ha sabido adaptarse al paso del tiempo, colocándose como una referencia dentro de su segmento. 

La actual generación del Mustang es la más internacional de su historia, comercializándose en Europa de forma oficial por primera vez, e incluso equipando un motor turbo de cuatro cilindros con el que rebajar el consumo y las emisiones. Ahora, tras un par de años en el mercado, llega una ligera actualización que mejora su imagen y aporta más tecnología al conjunto. 

Esta renovación se aplicará progresivamente, por lo que aún quedan unos meses para que llegue a nuestra región, aunque Ford la haya presentado ya de forma oficial. A nivel estético, los cambios son evidentes en la parte delantera, con un frontal en el que el capó se alarga sensiblemente, actuando de visera con los faros delanteros. 

Los paragolpes son nuevos, tanto el delantero como el trasero, añadiendo además nuevos colores a la carrocería. Se han incorporado también nuevas llantas de aleación, así como unos pilotos traseros ligeramente diferentes, menos rectos, que mantienen de cualquier forma la personalidad del conjunto. Se ha modificado también el sistema de escape, que en el motor V8 ofrece cuatro salidas en lugar de las dos anteriores. 

En el interior los cambios son menos apreciables, aunque están ahí. La instrumentación clásica deja paso a un panel digital, mucho más configurable y personalizable. Además, el sistema de infoentretenimiento ofrece ahora compatibilidad con Apple CarPlay y Android Auto. Por primera vez, el volante puede contar también con calefacción. 

Mecánicamente los cambios más importantes los encontramos en la caja de cambios automática, que pasa a ser de 10 velocidades por las 6 que ofrecía hasta ahora. Esta transmisión es más eficiente y rápida en su funcionamiento. Además, el motor V8 ha sufrido algunos ajustes, mejorando su rendimiento. En América el Mustang se ofrecía con un propulsor 3.7 V6 atmosférico que desaparece con esta actualización, dejando por tanto la gama con dos únicos motores, el 2.3 Ecoboost y el 5.0 V8 antes mencionado.