Ford

Cinco acabados para la gama del nuevo Ford Fiesta

Ford ha presentado esta semana la nueva generación del utilitario Fiesta, uno de sus modelos más emblemáticos, con más de 40 años de historia a sus espaldas. La séptima edición del Fiesta se renueva por completo marcando un antes y un después, ofreciendo una gama 100% nueva con acabados inéditos hasta la fecha. 

El acabado de acceso a gama será el ya conocido Trend, una terminación sencilla, pensada para todos aquellos que busquen un vehículo sin complicaciones. Ofrecerá el equipamiento justo y suficiente para el día a día, siendo además el acabado idóneo para flotas y empresas. 

Por encima, el Titanium ofrecerá un extra de imagen y equipamiento, ya pensando en un público más refinado, que busca algo más que un Fiesta pelado. Empezarán a aparecer detalles como las pantallas táctiles de gran tamaño, las llantas de aleación y los colores especiales para la carrocería. 

Sin embargo, el tope de gama será el nunca antes visto Fiesta Vignale. El Fiesta se convierte así en el quinto modelo de la marca americana en ofrecer una terminación pensada específicamente en el lujo y el refinamiento, una terminación estrenada por el Mondeo y que posteriormente se ha ido extendiendo a los S-Max, Kuga, Edge y ahora el Fiesta. 

Este acabado ofrece un equipamiento de serie muy rico, con tapicerías de cuero, unos acabados y materiales de revestimiento más refinados, decoración exterior e interior específica y una serie de servicios posventa propios de una marca premium, como una sección exclusiva en los concesionarios y la limpieza interior y exterior a mano del vehículo con cada operación de taller. 

Para los que busquen una imagen más deportiva, Ford ofrecerá la ya conocida variante ST-Line, una versión pensada para ofrecer algo de la deportividad de los modelos ST sin necesidad de adquirir un gran motor y, por supuesto, sin necesidad de desembolsar las cantidades propias de un modelo tope de gama. 

Como alternativa más exótica, el Fiesta se vestirá de campo con el acabado Active, que traerá consigo una decoración específica compuesta por llantas de aleación exclusivas, protecciones delanteras y traseras, pasos de rueda sin pintar, barras de techo y suspensión sobreelevada. 

Este acabado no supondrá la integración de la tracción total en el Fiesta -todos los Fiesta son tracción delantera- pero sí permitirá transitar por caminos con más seguridad. Luchará con modelos como el VW CrossPolo o el Hyundai i20 Active, modelos con un enfoque similar.