Coches

El excitante Marron Glacé de Alpina

Los trabajos de Alpina sobre los BMW suelen estar cargados de excesos, tanto mecánica como estéticamente hablando, apostando por preparaciones cargadas de caballos de potencia y tonos nunca vistos en los catálogos de la firma muniquesa. La nueva generación de BMW Serie 7 tampoco se ha podido resistir al trabajo de los preparadores bávaros: una nueva edición denominada Alpina B7 ‘Chestnut Bronze’.

En el interior el retoque mecánico que sufre la Serie 7 lo convierte en algo más que una lujosa y gratificante berlina en la que obtener tanto placer viajando en las plazas traseras como a su volante. Ahora, los 444 CV de potencia con los que cuenta la versión de serie se elevan por encima de los 600 CV, dejando una experiencia de conducción difícil de igualar gracias al nuevo propulsor V8 biturbo de 4.4 litros. El mismo que firma unas prestaciones de deportivo, capaz de completar el 0 a 100 km/h en 3,7 segundos y llegar a los 330 km/h de velocidad punta.

BMW-Alpina-B7-2017-Bronze (2)

BMW-Alpina-B7-2017-Bronze (2)

Sin embargo, lo que hace peculiar a esta edición especial realizada por los germanos es el tono que caracteriza su pintura. Sólo pequeños toques dorados en unas zanjas laterales que destacan sobre lo que Alpina ha denominado ‘Chestnut Bronze’. O lo que es lo mismo, la carrocería se ha teñido de un vistoso, y en parte extravagante, tono marrón nada habitual en los automóviles que vemos por nuestras calles en el día a día. Un color que se unen a las variantes azul y verde metálicas con las que se presentó el año pasado y a la presentada posteriormente, Java Green Metallic.

No podían faltar en todo este conjunto las ya tradicionales llantas de 20 pulgadas de Alpina. Si por fuera se busca el impacto visual, en el interior es todo más sobrio, combinando madera y cuero en el salpicadero y asientos tapizados en piel firmados también por el preparador de BMW más reconocido por todo aficionado al automovilismo.