Coches

Año 2023: ¿los coches conducirán solos?

La tecnología en el mundo del automóvil avanza a pasos agigantados, tanto que en 2023 se prevé que ya habrá circulando por el mundo varios vehículos autónomos.

1 abril, 2016 09:04

Noticias relacionadas

¿Son seguros? ¿Cómo consiguen conducir por sí solos? En los últimos años, los fabricantes de automóviles han dado pasos de gigante en la evolución y en el perfeccionamiento de los coches autónomos o vehículos que conducen por sí solos sin la necesidad de un conductor.

Según el estudio ‘Observatorio de Automóviles 2016’ de Cetelem, todo hace apuntar a 2023 como el año del 'boom' verdadero de los coches autónomos. Al respecto, más de la mitad de los conductores españoles estarían dispuestos a comprar un vehículo autónomo, aunque desconfían de la idea de no controlar el coche y se muestran reticentes a perder el placer de conducir (más datos sobre el estudio Cetelem sobre la opinión de los españoles sobre el coche autónomo).

Marcas de coches frente a Google y Apple

No sólo los fabricantes tradicionales de automóviles llevan inmersos en la evolución de la tecnología del coche autónomo, sino también grandes empresas tecnológicas y de la comunicación como Google y Apple quieren plantar cara a las marcas de coches.

Al respecto, muchos conductores dudan de la fiabilidad y del grado de seguridad del controvertido coche de Google. Los últimos accidentes que ha sufrido han llevado a los propios responsables del proyecto a concluir que finalmente el coche autónomo de Google sí que necesita conductor.

Mercedes-Benz, Audi, Volvo, el grupo PSA (un Citroën C4 Gran Picasso, de Vigo a Madrid sin conductor) e incluso la propia BMW, una de las marcas que más ha explotado el placer y la pasión humana por conducir, tienen muy avanzados sus propios proyectos de coches autónomos.

Como ves, son muchas las incógnitas que rodean a la tecnología de los coches autónomos. El último tema que preocupa al respecto es su vulnerabilidad frente a los hackers, ya que diversas investigaciones han reflejado que los piratas informáticos ya están desarrollando sistemas y software malicioso para controlar a distancia la conducción de un coche (más sobre el coche autónomo, próximo objetivo de los hackers).