Otro 22 de diciembre que te has quedado con lo puesto. Mientras tanto, a tu compañero de trabajo le acaba de tocar el Gordo de la Lotería de Navidad. Te ofreció compartir el décimo días antes del sorteo, pero lo rechazaste. Ahora no puedes aguantarte la envidia y, por un instante, se te pasa por la cabeza hacerte con el boleto en un momento de despiste producido por la euforia. Lo mejor es que no lo hagas.

Si esa persona tiene el décimo expuesto a la vista, sobre su mesa, por ejemplo, y te apropias de él se consideraría como delito de hurto. Si la cantidad del premio supera los 400 euros, te podrías enfrentar a una pena de prisión de entre 6 meses a 2 años y medio. Si la cifra es menor, solo se te podrá castigar con una multa.

No obstante, si el décimo está guardado bajo llave en algún cajón y tú fuerzas la cerradura, se consideraría un delito de robo. La pena de cárcel es de 1 a 3 años. Y si hemos empleado la violencia hacia una persona, la condena irá de 2 a 5 años.

En cambio, si tú eres la víctima, en cuanto te percates de que has perdido el décimo, debes denunciarlo ante la Policía Nacional, la Guardia Civil o el Juzgado de Guardia. Será necesario identificar los datos principales del boleto, caso del número, la serie, la fracción y el día en el que se ha celebrado el sorteo. Asimismo, se deberá notificar por escrito el hecho a la Sociedad Estatal de Loterías y Apuestas del Estado (SELAE). Esta acción permitirá que cualquier tercero no pueda cobrar el décimo.

¿No quieren repartir?

Has compartido un décimo con varios conocidos y, una vez que ha tocado, no darte la parte correspondiente. Si puedes acreditar que has participado, se trata de un delito de apropiación indebida que castigado con una pena de cárcel de 6 meses a 3 años si la cantidad supera los 400 euros. Si es menor a esa cifra, se pagará una multa.

Antes de plantearte compartir un número de Lotería de Navidad, es conveniente dejar plasmado el acuerdo sobre papel. De esta manera, en caso de problemas, será más fácil elaborar la denuncia.