“La diplomacia es el arte de conseguir que los demás hagan con gusto lo que uno desea que hagan". (Dale Carnegie).

La geopolítica ha demostrado influir claramente en las proyecciones económicas y en las repercusiones sociales de las naciones: las relaciones diplomáticas y los acuerdos comerciales tienen una importancia muy fuerte en la actualidad.

En término sociales, lo hemos podido comprobar estas semanas con lo acaecido con Marruecos. En el ámbito económico, cada vez nos fijamos más en la dicotomía Estados Unidos vs. China.

No cabe duda de que, en una década, el dragón asiático será la primera potencia mundial. La India también superará a EEUU. Lo podemos observar claramente en esta infografía elaborada por Visual Capitalist usando previsiones de Standard Chartered y datos de FMI, Oxford y Brookings:

Según El Orden Mundial, con potencias al alza, cada vez mayor peso económico y ejércitos mejor equipados, la zona de Asia-Pacífico se está convirtiendo en un foco cada vez mayor de rivalidades geopolíticas y, quién sabe si en un futuro, un lugar habitual de conflictos.

En estos años, hemos podido comprobar cómo China trata de hacerse un espacio de influencia propio, aunque sea a costa de sus vecinos, y también hemos visto florecer disputas por territorios (a menudo insulares) en la zona:

Pekín ha desarrollado una de las mayores estrategias geopolíticas de nuestro tiempo, combinando puertos comerciales con bases navales militares: el llamado collar de perlas chino, que busca asegurar su dominio sobre el Índico y el Pacífico y así controlar las idas y venidas de recursos claves para su economía, tiene abundantes rivales y otras tantas piedras en el camino: la principal es la presencia militar de Estados Unidos en la zona.

También la India, que está tratando de evitar quedarse encerrada por China y abrirse paso al mar.

Aunque con menos ambiciones que el gigante asiático, la India está tratando de conformar un espacio de influencia propio en la región y relajar la presión que la estrategia china está poniendo sobre sus intereses geoestratégicos (que podría lastrar su progreso en el futuro). Veámoslo en este otro mapa de El Orden Mundial:

Aunque China no tiene fama de violenta, parece claro que sí que es experta en generar tensión. Su estrategia de dictadura comunista que aplica el capitalismo de Estado (que no de libre mercado) es acertada para convertirse en primera potencia mundial (que no democrática). Pero ¿qué atractivo genera en el resto del mundo?

En el mundo de las inversiones, ya hemos visto en otras columnas que China esta infrarrepresentada en las carteras de renta variable. La falta de transparencia es seguramente la principal razón.

¿Y en términos sociales? Este mapa de Reddit muestra en qué país las personas preferirían vivir si no hubiera barreras. Los datos son de Gallup. En casi todas las naciones, la mayoría dijo que querría seguir viviendo donde vive.

El mapa sólo muestra el destino internacional más importante alternativo. El mapa omite datos para Reino Unido, que eligió Australia. Los peruanos y los australianos adoran España. Y se puede observar que Estados Unidos atrae a muchas naciones, no así China.

En términos de prestigio y fiabilidad, sucede algo parecido. En esta tabla de Bloomberg, podemos observar que los consumidores perciben mucho valor en las marcas europeas. ¿Y China?:

La representante comercial de EEUU de 1997 a 2001, Charlene Barshefsky, en su último año en dicha labor, fue la negociadora principal con China en su histórico acuerdo para unirse a la Organización Mundial del Comercio.

Barshefsky opina que, a la hora de negociar, los chinos son pragmáticos y emprendedores. Entienden que ambas partes tienen que ganar algo. Cuando las cosas se ponen feas, los chinos no son ideológicos.

Los estadounidenses tienden a beneficiarse como negociadores cuando pueden ser directos. Dado que los chinos son directos y analíticos (y no dramáticos) suelen encontrarse con una respuesta positiva de los americanos: "Diga lo que quiere decir, los chinos pueden ser igual de directos. Cuanto más directo, menos lugar para los malentendidos y para que se señale con el dedo".

Contenido exclusivo para suscriptores
1€ primer mes
Accede a todo el contenido de Invertia, después 5,99€ (en lugar de 7,99€) Sin permanencia

O gestiona tu suscripción con Google

¿Qué incluye tu suscripción?

  • +Acceso limitado a todo el contenido
  • +Navega sin publicidad intrusiva
  • +La Primera del Domingo
  • +Newsletters informativas
  • +Revistas Spain media
  • +Zona Ñ
  • +La Edición
  • +Eventos
Más información