Iberdrola ha firmado un acuerdo con Mazda Automóviles España para el suministro de puntos de recarga para vehículos eléctricos, así como otros servicios asociados, informaron ambas compañías.

En concreto, el acuerdo, que se produce ante la inminente comercialización del Mazda MX-30, supondrá numerosas ventajas tanto para los clientes del nuevo modelo eléctrico del fabricante automovilístico, como para su red de concesionarios oficiales, y refuerza la estrategia de alianzas de Iberdrola para promover la movilidad sostenible.

Así, la alianza permitirá a Mazda, como parte de la oferta de lanzamiento del Mazda MX-30, ofrecer un punto de recarga de forma totalmente gratuita a los clientes que adquieran el nuevo modelo 100% eléctrico de la marca de Hiroshima.

El equipo, un Wallbox Pulsar Plus de 7,4 kW, será suministrado por el grupo presidido por Ignacio Sánchez Galán, que ofrecerá también sus soluciones energéticas y digitales -el 'Plan Vehículo Eléctrico de Iberdrola' permite la recarga a un coste de 0,5 euros los 100 kilómetros con energía 100% renovable-, tanto en el domicilio como en la red de infraestructura en vía pública, que la compañía despliega en las principales autovías y corredores del país.

Los concesionarios oficiales Mazda también se beneficiarán del acuerdo, ya que podrán acceder a condiciones especiales para la instalación de puntos de recarga por parte de Iberdrola en sus instalaciones y ofrecer así un mejor servicio a sus clientes propietarios de un vehículo eléctrico.

Mazda anunció la semana pasada el comienzo de la producción del nuevo Mazda MX-30 en Japón, el primer modelo 100% eléctrico de la marca, y su comercialización en Europa a partir del próximo otoño.

Hasta 150.000 puntos de recarga

Con este acuerdo, Iberdrola avanza con nuevas alianzas en su estrategia de movilidad sostenible, que prevé el despliegue de hasta 150.000 puntos de recarga en los próximos cinco años, con unas inversiones de unos 150 millones de euros.

Por su parte, Mazda trabaja para ofrecer un abanico de tecnologías limpias que se adapten a las necesidades de los clientes y a su movilidad, renovando el parque y reduciendo la circulación de vehículos más contaminantes.

Bajo la visión original 'Zoom-Zoom Sostenible', anunciada en 2007, Mazda estima reducir las emisiones de dióxido de carbono, durante todo el proceso, de las que es directamente responsable la empresa en un promedio del 50% con respecto a los niveles de 2010 para el año 2030, y del 90% en 2050.