España

La inversión en I+D gana peso en España durante la pandemia, pero ralentiza su crecimiento

La Fundación Cotec señala que no se ha cumplido el objetivo del 2% para 2020 del Plan Estatal de Investigación Científica, Técnica y de Innovación.

29 noviembre, 2021 01:25

Noticias relacionadas

Durante 2020, España invirtió 5.768 millones de euros en I+D. Un dato publicado esta semana por el Instituto Nacional de Estadística (INE) y que supone un incremento de 196 millones de euros respecto al año anterior. Lo que significa que la pandemia no interrumpió la tendencia de crecimiento de la inversión en I+D en nuestro país. 

Sin embargo, no todos los datos son positivos. Al mismo tiempo se ha registrado una desaceleración del ritmo de crecimiento, situándose en el 1,3%, la menor cifra desde 2016, destacan desde la Fundación Cotec.

Es decir, si bien se trata de la sexta tasa de variación interanual positiva consecutiva, el dato muestra una desaceleración en el esfuerzo en I+D, ya que venía de un crecimiento del 4,2% en 2019.

Contribución pública y privada

A la evolución en positivo de la inversión española ha contribuido tanto el sector público, por cuarto año consecutivo, como, aunque muy tímidamente, el privado, por sexto año consecutivo.

Destaca la inversión en I+D del sector público, que crece un 2,4% (desacelerándose desde el 5,2% observado en 2019), frente a un sector privado que crece tan solo un 0,3% (reduciendo también su ritmo desde el 4% en 2019).

El sector público registra un nivel de inversión de 6.955 millones de euros, aunque todavía estaría por debajo del máximo previo a la crisis financiera, observado en 2010 (invierte 99 millones menos que entonces, un 1,4% menos).

El sector privado alcanzó en 2020 una inversión en I+D de 8.813 millones de euros, que se corresponde con un incremento del 9% (717 millones de euros más) respecto el máximo precrisis, registrado en 2008.

Optimismo contenido

La aceleración en el crecimiento de la inversión, combinado con la histórica caída del PIB nominal derivada de la pandemia de la covid-19 (con una tasa de variación interanual del 9,8% en 2020, el mayor descenso entre las 27 economizas europeas), ha conducido a que el peso de la I+D en la estructura productiva supere con creces la cifra observada en 2019.

En concreto, la I+D gana peso en la economía española, pasando del 1,25% en 2019 al 1,41% del PIB en 2020, incrementándose en 16 centésimas.

De este avance de 16 centésimas, en torno al 90% (14 centésimas) se explica por la caída del PIB (efecto estadístico), mientras que el resto sería un avance real (2 centésimas). En otras palabras, tan solo con la caída del PIB, la ratio hubiera pasado del 1,25% al 1,39%, con lo que el crecimiento real de la inversión simplemente la eleva del 1,39% al 1,41%.

Debe tenerse en cuenta que el efecto estadístico jugará en sentido contrario dentro de un año, cuando se presenten los datos correspondientes al ejercicio 2021.

En este sentido, será necesario que la inversión en I+D crezca por encima del crecimiento del PIB nominal en el año (la previsión oficial del Gobierno es del 7,7%) para que no se produzca un retroceso en la ratio inversión en I+D sobre PIB.

España ha conseguido superar por primera vez el nivel máximo de inversión respecto al PIB previo a la crisis, que se alcanzó en 2010 (del 1,4%).

En todo caso, se confirma que no se ha cumplido el objetivo del 2% que el Plan Estatal de Investigación Científica, Técnica y de Innovación 2017-2020 establecía para 2020 y, además, la ratio observada se sigue situando muy lejos del 2,12% para 2027 de la Estrategia Española de Ciencia, Tecnología e Innovación 2021-2027.