En septiembre de 1962, el expresidente de Estados Unidos John F. Kennedy hizo una llamada a la población estadounidense para, entre todos, alcanzar la misión de llevar al hombre a la luna. Un reto "tremendamente motivador e ilusionante" que logró aunar esfuerzos públicos y privados para el que país pudiera dar este histórico paso en plena Guerra Fría entre EE.UU. y la URSS.

Noticias relacionadas

De ahí viene se ha inspirado el concepto de "Misión", entendido como esa capacidad de emocionar e implicar a la ciudadanía en un gran proyecto, que han recuperado en los últimos tiempos otros países como España con el lanzamiento en 2019 del programa Misiones del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI).

Con esta explicación sobre la idea de "Misión" y la importancia que tienen la ciencia y la innovación para el desarrollo de un país inició la recién nombrada ministra de Ciencia e Innovación, Diana Morant, la presentación segunda convocatoria del Programa de Misiones del CDTI, dotada en esta ocasión con un presupuesto de 141 millones de euros. 

La ministra ha explicado que, aunque las misiones tienen un objetivo concreto a alcanzar, por el camino se logra un desarrollo tecnológico que beneficia a todo el ecosistema. "En definitiva, es poner la ciencia y la innovación al servicio de las grandes misiones de los países", ha remarcado. 

Y es que aunque ya no estemos en la Guerra Fría ni ante una misión tan épica y con una importancia político-estratégica como fue llevar al hombre a la luna, Morant ha recalcado la relevancia de este tipo de misiones para mejorar el día a día de los ciudadanos y ayudarles a resolver sus problemas

Objetivos de las nuevas misiones

En su primera rueda de prensa desde que fuera nombrada ministra, Morant ha explicado que la nueva convocatoria de misiones supone un incentivo para reunir esfuerzos públicos y privados con el objetivo de intentar hacer frente a "necesidades sociales urgentes y a proyectos que nos prepararán para los desafíos del futuro".

Por ello, los proyectos que se presenten a la convocatoria deben responder a objetivos como fomentar una investigación relevante que proponga soluciones a desafíos transversales y estratégicos de la economía española, mejorar la base de conocimiento y tecnología en la que se apoyan las empresas españolas para competir y estimular la cooperación público-privada entre empresas e instituciones de I+D+I.

Con estos objetivos se pretende desarrollar proyectos en campos que suponen un reto social y económico para España, como la lucha contra el cambio climático; el impulso de la transición energética; la sostenibilidad y el refuerzo de actuaciones en apoyo de la economía circular; la digitalización de actividades industriales y económicas; y desarrollo de capacidades estratégicas adicionales, de necesidad evidenciada durante la crisis de la COVID-19, y recuperación económica.

Para materializar soluciones que respondan a esta retos, las agrupaciones de empresas presentarán sus proyectos en concurrencia competitiva dentro de las nueve misiones o áreas estratégicas identificadas por el programa en la convocatoria 2021, la primera de las cuales consiste en impulsar la agricultura española del siglo XXI: "sostenible, inteligente, eficiente en el consumo de recursos hídricos e insumos agrícolas y adaptada al cambio climático".

Otras misiones pretenden impulsar una energía segura, eficiente y limpia para el siglo XXI; la industria española en la revolución industrial del siglo XXI; la economía circular mediante nuevas tecnologías de reciclado y valorización de residuos de compuestos poliméricos en España; y la seguridad de la información, la privacidad y la ciberseguridad de la economía y la sociedad española del siglo XXI.

Asimismo, con el programa se quiere también dar un impulso a un transporte intermodal sostenible e inteligente; al desarrollo del turismo explotando las posibilidades de la tecnología; al avance y la capacitación tecnológica de la industria biofarmacéutica española para fomentar actuaciones de I+D en el ámbito de las terapias avanzadas, las vacunas y las terapias dirigidas; y a la computación de alto rendimiento.

Características del programa

Según ha explicado el director general del CDTI, Javier Ponce, el programa se compone de dos tipos de misiones, las lideradas por grandes empresas y las encabezadas por pymes, para las que se han reservado al menos 19,5 millones de euros. "La experiencia del CDTI demuestra que las pymes tienen la capacidad de presentar proyectos muy novedosos y disruptivos", ha afirmado. 

En el caso de las Misiones Grandes Empresas, los proyectos, de entre tres y cuatro años empezando en 2021, serán de agrupaciones de entre 3 y 8 empresas, lideradas por una gran empresa y contando, al menos, con una pyme entre los socios. La ayuda por cada uno de ellos será de entre cinco y diez millones de euros y al menos el 60% el presupuesto elegible debe estar destinado a investigación industrial.

Las Misiones Pymes estarán compuesta con agrupaciones de entre tres y seis empresas de esta categoría y lideradas por una mediana empresa. Los proyectos tendrán una duración de entre dos y tres años, también con inicio en 2021, y al menos un 35% del presupuesto elegible se destinará investigación industrial. La cuantía de la ayuda será de entre 1,5 y 3 millones de euros.

La subcontratación de centros generadores de conocimiento debe alcanzar un mínimo 20% del presupuesto elegible en el caso de las misiones de grandes empresas, mientras en el de los proyectos realizados por pymes este porcentaje se reduce hasta el 15%. 

Dotación presupuestaria 

Del presupuesto total de 141 millones de euros, 31 millones se destinarán a los proyectos relativos a la misión de salud, con un mínimo de 4,5 millones de euros que se destinará a proyectos de pymes. Los 110 millones de euros restantes financiarán el resto de misiones previstas, con un mínimo de 15 millones de euros destinados a proyectos de pymes.

El presupuesto de esta segunda convocatoria del programa, que se financiará con los fondos Next Generation EU, representa un aumento del 41% respecto al de la convocatoria anterior de 2019, que fue de 83 millones de euros, algo menos de los 90 millones de euros previstos inicialmente debido a que no se cubrieron totalmente los 20 millones de euros destinados expresamente a proyectos de hidrógeno verde. 

Ponce ha destacado que la convocatoria de Misiones es la mayor intensidad de ayuda que existe para proyectos de I+D en el ámbito empresarial, ya que para los de grandes empresas puede alcanzar hasta el 60% del total y para los de pymes hasta el 80%. De ahí, la alta exigencia de calidad que se pide a estos proyectos, que además no deber ser perjudiciales para el medioambiente, tal y como se recoge para acceder a las ayudas europeas. 

"Un programa como misiones es una oportunidad para nuestra economía y para el sistema español de ciencia, tecnología e innovación para abordar investigaciones de largo alcance y de gran impacto social", ha remarcado Morant, quien ha agregado que esta convocatoria se enmarca "en un momento ideal para dar un nuevo impulso a la ciencia y la innovación y a su papel central en el bienestar de los ciudadanos".