“Desde hace un año la sociedad es más consciente del valor que tienen las infraestructuras digitales, tanto para impulsar como para recuperar la economía. Sin las telecomunicaciones habríamos afrontado la pandemia de otra manera”, asegura sin atisbo de duda Roberto Sánchez, secretario de Estado de Telecomunicaciones e Infraestructuras Digitales.

Noticias relacionadas

Durante la celebración de un encuentro online, organizado por Executive Forum España, ha desgranado el papel que tienen las infraestructuras en la transformación digital y qué planes está impulsando el Gobierno para hacerlas accesibles. 

Enumera ejemplos que resultan familiares para una mayoría de la población: el teletrabajo, clases online, el ocio o el mantenimiento de la conversación en redes sociales no hubieran sido posibles –ni lo serían ahora– sin esas infraestructuras.

“Cuando se declaró la pandemia, aceptamos el uso de la tecnología con total normalidad, facilidad y voluntad”. Y recuerda cómo en su ministerio tuvieron que acelerar los planes de digitalización en los que estaban trabajando y ponerlos en marcha en solo tres semanas.

Apunta a que esta capacidad de reacción no es casual. “Cuando comenzó pandemia, firmamos un acuerdo con las operadoras de telecomunicaciones para que centraran el foco de sus actividades en mantener las redes operativas”.

A lo que Sánchez añade: “la inversión que se lleva realizando hace varios años desde el sector privado, complementada con ayudas del sector público”.

El secretario de Estado reconoce que los efectos de la covid-19 le han generado un doble sentimiento: “el pesar por la tragedia sanitaria y económica, y la ilusión por la ingente cantidad de recursos de los que disponemos ahora para transformar nuestra sociedad y nuestra economía". 

Conectividad y 5G

Sánchez también admite que la pandemia ha dejado al descubierto las brechas digitales existentes en el mundo rural, ante la falta de acceso a las redes; en conocimientos, lo que se denomina ‘alfabetización digital’; y en asequibilidad, referido a quienes no disponen de recursos económicos para acceder a una conexión a internet.

“Teniendo en cuenta todo ello en julio aprobamos la Agenda España Digital 2030 a la que incorporamos nuevas líneas de trabajo –asegura–. Y que es uno de los elementos clave del Plan de Recuperación, del que el 33% (20.000 millones de euros) estarán dedicados a la transformación digital, por encima del 20% recomendado por la Unión Europea”.

El secretario de Estado ha recordado que para cumplir con la Agenda Digital se han elaborado dos planes: uno para impulsar la conectividad, cuyo objetivo es alcanzar los 100 Mpbs en cualquier sitio del territorio en 2025 frente al 89% actual.

Para ello, se dispone de una inversión de 2.320 millones de euros (583 millones en el presupuesto de 2021), frente a los 120-150 millones anuales que se han empleado en los últimos cinco años. 

En lo referente al despliegue de la tecnología 5G, se ha previsto una inversión de 2.000 millones euros hasta 2025 (300 millones en 2021). La meta es que el 75% de la población tenga acceso a las bandas preferentes de 5G (700 Mhz, 3,5 GHz y 26 GHz). “No partimos de cero y vamos relativamente bien en la adjudicación de las bandas”, asegura Sánchez.

Para finalizar, ha querido dejar claro que “la 5G no es una evolución de las tecnologías que tenemos ahora, como la 4G o la 3G, es una revolución que va a llevar a un cambio rupturista en las formas en las que se producen los bienes, se prestan los servicios y nos relacionamos con nuestro entorno”.

Y menciona que en este momento se está dando una confluencia de tecnologías –5G, cloud, inteligencia artificial y Big Data– que generarán grandes oportunidades para crecer “y crecer muy rápido”.