La lección de Pfizer: la velocidad

La lección de Pfizer: la velocidad

La tribuna

La lección de Pfizer: la velocidad

Estamos en un mundo con ciclos de producción cada vez más cortos y tecnologías cada vez más rápidas

16 noviembre, 2020 07:00

Diría que el comienzo del éxito de la vacuna del coronavirus anunciada por Pfizer se sitúa en 2011. Ese año, el gigante farmacéutico firmó un acuerdo con el Massachusetts Institute of Technology (MIT) para ocupar más de 55.000 metros cuadrados en un nuevo edificio en construcción en el área de Kendall Square. Se convertía así en la segunda biofarmacéutica en volumen de empleados en el campus de la prestigiosa universidad norteamericana, con 400 trabajadores en un primer momento, número que se ha ido incrementando hasta los alrededor de 2.000 que se estima que tiene en la actualidad.

"Tenemos la intención de fomentar colaboraciones productivas formales e informales entre nuestros expertos en descubrimiento de fármacos y los científicos destacados de las instituciones de clase mundial de Cambridge", declaró el entonces vicepresidente de Pfizer, Rod MacKenzie. No había sido una decisión fácil la de desplazar una parte importante de la división de I+D a una universidad. Hoy es una tendencia en auge, como pude comprobar en persona el año pasado en el MIT, y como corroboran los datos de descenso de inversión de las grandes compañías en infraestructuras propias.

Lo que era un paso arriesgado, hoy adquiere la  forma de rascacielos de oficinas por todo Kendall Square. Edificios en cuyo hall de entrada puedes ver, tras mamparas de cristal, a científicos trabajando en laboratorios dotados de equipos de primer nivel. Bloques ocupados por empresas a través de cuyas ventanas observas el movimiento de batas blancas. Están allí porque allí ocurren cosas.

Hay una especie de aspiración, clave en el éxito de Pfizer, que nunca logrará hacer realidad la revolución digital, pero a la que todo se encamina con determinación febril ("la única manera de descubrir los límites de lo posible es aventurarse un poco más allá, hacia lo imposible", reza la segunda ley de Arthur C. Clarke): conseguir que el mundo físico se mueva a la velocidad de la información. Algo materialmente irrealizable, pero que nos invita a resaltar una de las variables de la ecuación, la de la velocidad.

En el reciente evento BIO Digital 2020, que reunió a los actores más importantes del ámbito de la biotecnología y la farmacia, el CEO de Eli Lilly, Dave Ricks, declaró que "el tiempo es la nueva moneda de nuestra industria. La escala de tiempo ha sido totalmente destrozada, cualquier cosa que cueste más de cinco meses supone no haber logrado ser tan buenos como podemos ser".

Y el CBO de Pfizer, John Young, apostilló que la prioridad para su empresa es la velocidad de respuesta, pero también trabaja activamente en resolver un asunto crítico, el precio. Las dos lecciones del éxito de la primera gran biofarmacéutica capaz de anunciar la vacuna contra el coronavirus son, por consiguiente, que la innovación en la era digital se hace de puertas para afuera (es imperativo estar en o ser el lugar donde ocurren cosas), que debes trabajar con los mejores, ya sean universidades, startups o pymes; y que el factor velocidad ya no es circunstancial, sino nuclear. En un mundo de ciclos de producción cada vez más cortos y tecnologías cada vez más rápidas, seas león o gacela, tenía razón Friedman, ¡corre!

Eugenio Mallol es director de INNOVADORES

Ahora en portada

Los compromisos de D+I

Siguiente

EL ESPAÑOL

Operar con instrumentos financieros o criptomonedas conlleva altos riesgos, incluyendo la pérdida de parte o la totalidad de la inversión, y puede ser una actividad no recomendada para todos los inversores. Los precios de las criptomonedas son extremadamente volátiles y pueden verse afectadas por factores externos como el financiero, el legal o el político. Operar con apalancamiento aumenta significativamente los riesgos de la inversión. Antes de realizar cualquier inversión en instrumentos financieros o criptomonedas debes estar informado de los riesgos asociados de operar en los mercados financieros, considerando tus objetivos de inversión, nivel de experiencia, riesgo y solicitar asesoramiento profesional en el caso de necesitarlo.

Recuerda que los datos publicados en Invertia no son necesariamente precisos ni emitidos en tiempo real. Los datos y precios contenidos en Invertia no se proveen necesariamente por ningún mercado o bolsa de valores, y pueden diferir del precio real de los mercados, por lo que no son apropiados para tomar decisión de inversión basados en ellos. Invertia no se responsabilizará en ningún caso de las pérdidas o daños provocadas por la actividad inversora que relices basándote en datos de este portal. Queda prohibido usar, guardar, reproducir, mostrar, modificar, transmitir o distribuir los datos mostrados en Invertia sin permiso explícito por parte de Invertia o del proveedor de datos. Todos los derechos de propiedad intelectual están reservados a los proveedores de datos contenidos en Invertia.

© 2020 El León de El Español Publicaciones S.A.