Alfonso Muñoz Alberto Iglesias Fraga

Impacto conectado. Este es el lema con el que Mobile World Congress (MWC) regresa la semana que viene a Barcelona tras tener que cancelar su edición de 2020 como consecuencia de la pandemia global de la covid-19, que precisamente ha puesto de relieve la importancia que tiene ahora, más que nunca, un mundo verdaderamente conectado.

Noticias relacionadas

El MWC vuelve a los pasillos de Fira Barcelona Gran Vía tras un año de forzado descanso y algo más tarde de su fecha habitual. La GSMA decidió retrasar la edición de 2021 de la primera semana de marzo, fecha en la que estaba prevista inicialmente su celebración, a finales de junio, todo ello con el fin de poder asegurar que el mayor evento global de la industria móvil se celebraba con todas las garantías.

De esta manera, del 28 de junio al 1 de julio el Mobile World Congress volverá a ser una cita clave para el sector de la tecnología móvil, bien sea física o virtualmente, con un formato híbrido (un tercio de los 600 ponentes intervendrán virtualmente), un plan para garantizar entorno seguro y libre de coronavirus y una apuesta clara por la sostenibilidad

Esta importancia de la conectividad, junto con la inteligencia artificial (IA), el internet de las cosas, el big data, el cloud, la transformación digital o la industria 4.0 centrarán las conversaciones que tendrán lugar durante estos cuatro días en un encuentro en el que D+I estará presencialmente informando de lo que allí se cuente

Consciente de que se trata de un MWC de transición, la organización ha apostado por un formato híbrido en el que los eventos presenciales que se celebren en la Fira de Barcelona convivirán con espacios virtuales para que aquellos que no puedan o prefieran no desplazarse a Barcelona puedan participar en el evento.

Previsiones de participación

Las últimas previsiones de la organización apuntan a que este año habrá alrededor de 35.000 participantes presenciales, cifra que lógicamente, por las circunstancias generadas por la pandemia, está lejos de los 109.000 asistentes que acudieron a la última edición de 2019.

Otra consecuencia es que este año habrá un MWC con un tamaño más reducido, ya que la feria tendrá apenas un 20% de ocupación y utilizará solo dos de sus tradicionales nueve pabellones en la Fira de Barcelona.

En esta edición faltarán los stands tradicionales de algunas de las empresas más relevantes del sector, como Vodafone, Deutsche Telekom, Xiaomi, Samsung, Google, Intel, LG, BT, Nokia, Sony Mobile, Oracle, Microsoft o Facebook, muchas de las cuales sí participarán en las distintas actividades que organiza la feria. 

En cambio, en los pabellones de Fira Barcelona Gran Vía sí que tendrán presencia física empresas como Huawei, ZTE, Orange, Telefónica, Accenture, Mobile World Capital y Red.es o el evento paralelo de startups y emprendimiento 4Y4N, que tradicionalmente se ha venido celebrando en Fira de Montjuïc.

Un MWC seguro y sostenible

Otro de los aspectos que ha marcado la organización del MWC 2021 y que será clave en su desarrollo es la seguridad sanitaria. La GSMA ha puesto en marcha un plan de salud y seguridad, denominado 'Committed Community', que busca crear un entorno seguro para personal, trabajadores, expositores, visitantes, proveedores, socios y comunidad local con un amplío conjunto de medidas.

Por ejemplo, habrá pruebas de antígenos para poder acceder al recinto, rastreo de contactos, entornos sin contacto, renovación del catering, control de la ocupación, mejoras en la infraestructura de las instalaciones, aumento del personal médico y compromisos personales como mantener la distancia social.

Y junto a la seguridad, también adquiere relevancia la sostenibilidad, ya que el evento aspirar a ser neutro en emisiones en 2021 como lo fue en 2019, certificado por Aenor International. De esta manera, se convirtió en la feria comercial neutra en carbono más grande del mundo y la GSMA está trabajando para reducir aún más el impacto ambiental y la huella este año.

El sector está trabajando para ver cómo reducir el impacto en el medioambiente de una industria que no ha dejado de crecer y lo seguirá haciendo en próximos años. Además, estudia el potencial de la telefonía móvil para permitir que otros sectores de la economía reduzcan sus propias emisiones. Aspectos que serán abordados en la sesión "Green Agenda: We Act for Impact" 

Impacto conectado

Y todo el trabajo de preparación de los últimos meses y los protocolos establecidos servirán para que el sector vuelva a reunirse a hablar de tecnología, digitalización y conectividad después de que la pandemia haya puesto de relieve la importancia capital que tiene el sector y haya acelerado un proceso que ya era imparable.

El futuro de la industria y cómo tecnologías como el 5G, la IA, el Big Data o el IoT van a dar forma a dicho futuro serán algunos de los temas que se traten en estos cuatro días, junto a otros como la industria 4.0, el cloud, la transformación digital, el edge computing o la actual crisis de semiconductores. 

Asimismo, como apunta el profesor colaborador de los estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación de la UOC, Antoni Martínez Ballesté, también habrá hueco para las últimas tendencias en dispositivos móviles, que se siguen centrando en móviles plegables, móviles inteligentes con varias cámaras traseras y baterías de larga duración, muchas de ellas ya presentadas en la edición de 2019. 

Y entre los principales ponentes destaca uno anunciado apenas una semana antes de que comience el evento: Elon Musk, quien hablará de su proyecto SpaceX. Además, también intervendrán Arvind Krishna (IBM), Cristiano Amon (Qualcomm), José María Álvarez-Pallete (Telefónica), Stéphane Richard (Orange), Julie Sweet (Accenture), Nick Read (Vodafone), Eugene Kaspersky (Kaspersky), Timotheus Höttges (Deutsche Telekom), Xu Ziyang (ZTE) o Ryan Ding (Huawei), entre muchos otros.

Los ‘superpoderes’ de la digitalización

Esta edición tan peculiar del MWC será el escenario (virtual) en que Pat Gelsinger se estrenará por todo lo alto como nuevo CEO de Intel. El histórico fabricante de chips ya ha adelantado parte de su agenda, centrada principalmente en cómo las innovaciones en semiconductores han modificado cómo se definen y entregan las nuevas redes de telecomunicaciones. Incluida, por supuesto, la 5G.

Partiendo de la definición de los estándares NFV en 2012, las tecnologías de Intel han llegado hasta las actuales tecnologías de virtualización de red (vRAN) que ya usan "muchos operadores de telecomunicaciones en todo el mundo", como Comcast, AT&T, Vodafone o Deutsche Telekom.

Pat Gelsinger, CEO de Intel

Pero quizás lo más relevante de su discurso fue lo menos ligado a su cartera de productos. En ese sentido, Gelsinger ha expuesto en una previa del congreso para la prensa internacional su particular teoría sobre cuáles son las fuerzas que impulsarán la digitalización en los próximos años. Una visión, entre genérica y ambiciosa, que anticipa un futuro brillante tanto para la industria tecnológica en su más amplia concepción como para la propia Intel.

"Tenemos cuatro grandes fuerzas, como son el ‘cloud’, la conectividad, la inteligencia artificial y la inteligencia en el extremo. Si conseguimos hacer un círculo en el que todas ellas se retroalimenten, podremos conseguir un crecimiento sostenido para una década o más. Me gusta definirlas como ‘los cuatro superpoderes’ de la digitalización", concluyó el CEO de la enseña norteamericana.

La 5G... y el camino hacia la 6G

Aunque la 5G será el tema central de este MWC 2021, como ya viene siéndolo en el último lustro, lo cierto es que ya comienzan a replicarse las voces que anticipan el futuro que vendrá después. Un mañana, el de la sexta generación de redes móviles, en el que muchos investigadores ya están trabajando e incluso países como China o Corea del Sur están haciendo apuestas claras para su desarrollo.

Por el momento, todavía se están sentando las bases de esta tecnología (que no verá la luz al menos hasta 2030, pendiente también de la amortización del despliegue de la 5G) pero ya figura en la agenda digital del Gigante Asiático hasta 2025 y dos grupos internacionales de trabajo (uno de los operadores europeos y otro de la Next G Alliance) han comenzado a definir este estándar.

El director general de Qualcomm para España y Portugal, Douglas Benítez, también hizo referencia al desarrollo futuro de la 6G en un encuentro con la prensa previa al MWC. Sin embargo, su intervención se centró en la aceleración que está registrando en este momentos su predecesora, la 5G, cuya adopción va a ser mucho más rápida que la que tuvo lugar con la 4G. 

Así, anticipó que en unos meses ya se venderán más móviles 5G que 4G y apuntó que en aquellos países que no tienen despliegues de fibra tan avanzados como España ayudará a reducir la brecha digital. Además, añadió que la industria automovilística ha recibido con entusiasmo la nueva tecnología móvil y la integrará en los coches mucho antes que la anterior generación. 

Crisis en el mercado de semiconductores

Otro tema de actualidad en el sector sobre el que se le preguntó a Benítez en la rueda de prensa fue el de la crisis que se está produciendo en el mercado de los semiconductores, ya que la escasez de estos dipositivos está afectando igual a todas las compañías y los países.

Así, explicó que se ha producido una "tormenta perfecta", ya que se han junto varias causas que han llevado a esta crisis "rápida e intensa" a la que hay que adaptarse. Tras la salida de Huawei del mercado, que obligó a sus competidores a absorber su producción, llegó la pandemia, que provocó una reducción drástica de la demanda, a la que siguió una recuperación mucho más rápida de la esperada. 

En este contexto, Benítez resaltó que la industria se ha movido para absorber y canalizar esta demanda y se mostró optimista sobre el futuro. En este sentido, confió en que "a finales de año" se produzca una "mejora sustancial" respecto a la situación actual.

En un reciente informe, la consultora Gartner se mostró algo más pesimista y apuntó que la escasez de semiconductores persistirá durante el año 2021 y está previsto que recupere los niveles habituales en el segundo trimestre de 2022 en la mayoría de las categorías de productos.

"La escasez de semiconductores interrumpirá gravemente la cadena de suministro y limitará la producción de muchos tipos de equipos electrónicos en 2021. Las fundiciones están aumentando los precios de las obleas y, a su vez, las empresas de chips están aumentando los precios de los dispositivos", remarcó Kanishka Chauhan, analista principal de investigación de Gartner.