Nos hemos acostumbrado a que las videoconferencias sean nuestro punto de contacto por defecto en tiempos de pandemia. Una herramienta tecnológica que nos ha permitido mantener los negocios en marcha ante un freno total de los contactos presenciales pero que no está exenta de retos... y de oportunidades.

Noticias relacionadas

Entre los retos, como comentábamos el pasado domingo, está el convertir estos encuentros virtuales en algo proclive para la colaboración informal. También queda por resolver el dilema sobre cómo articular estas reuniones de forma que nuestras jornadas laborales no se conviertan en una sucesión absurda de llamadas, la mayoría de ellas inútiles.

Pero también hay oportunidades, por supuesto. Las videoconferencias son una potencial arma para el mundo híbrido que se abre ante nuestros ojos, en el que compaginaremos teletrabajo con trabajo presencial a partes iguales. Y, por supuesto, es una herramienta clave para romper con las barreras físicas que nos atan a una oficina y, así, lograr la ansiada deslocalización del talento.

"El trabajo no es adónde vas, es lo que haces. Con reuniones proyectadas para incluir participantes remotos el 98% del tiempo, las experiencias laborales híbridas deben ser consistentes, sin importar dónde y cómo se conecten los empleados", explica a D+I Jeetu Patel, vicepresidente senior y director general de Seguridad y Aplicaciones en Cisco.

En estas lides, Cisco ya anunció el pasado curso que un rediseño completo de su plataforma de colaboración, Webex. Un total de 50 nuevas funcionalidades entre las que se encontraban la cancelación de ruido y mejora de la locución, transcripciones automáticas, puntos destacados creados por un asistente inteligente, nuevos diseños de vídeo y convocatorias “exprés” de reuniones.

Pero la promesa realmente interesante era otra: Cisco prometió añadir la traducción en tiempo real a partir de febrero, en 10 idiomas -incluyendo español-. Pues bien, la multinacional estadounidense ha cumplido con su promesa y ha presentado su funcionalidad de traducción en tiempo real, en modo preview a partir de este mes y con disponibilidad generalizada en mayo.

En concreto, la funcionalidad incluye traducción de inglés a más de 100 idiomas (incluyendo español, catalán, euskera y gallego) -desde los 10 anteriores-, y está prevista su ampliación a nuevos idiomas tanto de origen como de destino durante 2021.

Por el momento, en las pruebas a las que ha accedido D+I la interpretación de inglés a español funcionaba perfectamente, aunque el paso a otras lenguas cooficiales -por ejemplo- no estaba todavía disponible.

"Esto va más allá de conectar personas. La tecnología de colaboración debe ayudar a crear vínculos, fomentar la cultura y humanizar la experiencia. Las interacciones mejoradas, como la transcripción en tiempo real, los gestos activados por la inteligencia artificial y la pizarra digital sincrónica, hacen que esto sea posible en un momento en que las personas ya se están aclimatando a nuevos comportamientos", añade Patel para D+I.