Mercadona ha presentado hoy sus resultados financieros correspondientes al año 2020; un período en el que la compañía valenciana elevó su beneficio un 17% hasta los 727 millones y sus ventas subieron un 5,5%. Resultados que, además, esconden una importante apuesta por la innovación, como recoge su propio resumen anual.

Noticias relacionadas

En ese sentido, Mercadona ha sacado pecho de su apuesta por la "innovación transversal" (involucrando a todos los agentes de la cadena de valor, desde su propia dirección hasta la cocreación con clientes) que ha permitido llevar, en un año marcado por la pandemia, nada menos que 290 nuevos productos a los lineales.

A sumar a 171 mejoras en el surtido, con un ratio de éxito del 82%, fruto todo ello del trabajo de sus 20 centros de coinnovación: 19 en España y 1 en Portugal.

Innovación abierta y digitalización

La empresa también ha abordado el reto de la innovación abierta con las startups del sector, a través de una alianza con Lanzadera (la aceleradora que comanda a título personal el propio Juan Roig), permitiendo a sus emprendedores acceder a pruebas de concepto y proyectos reales en sus supermercados.

Asimismo, y dentro del proceso de transformación digital, Mercadona invirtió el pasado curso 54 millones de euros para finalizar la migración de los programas informáticos al Centro de Proceso de Datos en Villadangos del Páramo (León). 

Esta área, la digital, también cobró especial protagonismo en 2020 con el auge del comercio electrónico a raíz del estallido de la pandemia.

En ese sentido, Mercadona continuó trabajando en el desarrollo de su servicio de compra online, que inició en 2018 y que, a lo largo del año, ha alcanzado unas ventas de 176 millones euros a través de este canal en el que se han realizado más de 1,2 millones de pedidos.