La pandemia de la covid-19 ha supuesto un punto de inflexión en el proceso de digitalización del sector de la restauración. En estos últimos meses, la gran mayoría de los locales de hostelería han avanzado en la transformación digital de sus servicios para poder ofrecer a sus clientes una experiencia más segura y con el menor contacto posible.

Noticias relacionadas

Así, en la actualidad bares y restaurantes han avanzado en el uso de aplicaciones tecnológicas que faciliten la gestión de los pedidos a domicilio y en sus propios locales han sustituido el papel por los códigos QR como método de acceso de los clientes a su carta y sus menús

De esta manera, el cliente ya no tiene que esperar a que el camarero le traiga la carta para decidir qué quiere comer o beber, sino que puede consultarla siempre que la desee e incluso, en algunos establecimientos, realizar su pedido a través de la aplicación que pone a su disposición el restaurante.

Sin embargo, hay una parte fundamental de la relación que mantienen el cliente y el establecimiento durante el servicio en la que todavía es necesaria la intervención del personal: el momento de pagar. ¿Quién no ha tenido que esperar alguna vez más de lo deseado a que el camarero le traiga la cuenta?

Para que este gesto tan cotidiano sea más ágil y hacer que la experiencia del cliente a la hora del pago pueda ser más rápida, la startup Cheerfy, que opera en Reino Unido y España, ha desarrollado una plataforma propia que digitaliza el ticket y permite al cliente abonar la cuenta sin la necesidad de que intervenga el personal del local.

Opciones de Cheerfy Pay

Gracias a Cheerfy Pay, cuando el cliente decida que ha llegado el momento de pagar, únicamente tendrá que escanear el código QR impreso en un discreto soporte de madera que hay en su mesa, según explica a D+I el cofundador y consejero delegado de Cheerfy, Carlos Gómez.

Una vez escaneado, en la pantalla de su teléfono móvil aparecerá el ticket digital con todos los productos que ha consumido. De hecho, esta cuenta digital se crea en cuanto el cliente hace su primero pedido y se va actualizando a medida que los comensales van solicitando más cosas.

Antes pagar, el cliente también puede tomar otras decisiones como incluir la propina por el servicio o repartir el importe de la cuenta entre los distintos clientes de la forma que ellos decidan. Finamente el pago se hace desde la tarjeta bancaria de cada uno de los comensales, sin necesidad de que medie un camarero con su datáfono.

Gómez remarca que este sistema, que es escalable para que el local pueda incluir todos los servicios que desee en la cuenta, permite hacer más rápido algo que hasta ahora requería la presencia del camarero, que podrá destinar su tiempo a hacer otros trabajos que aporten más valor al cliente que cobrar la cuenta. 

Sistema para pedidos online

La solución está integrada con la solución de fidelización de la startup, Cheerfy Loyalty, el servicio con el que la compañía se estrenó en España y que ofrece a los clientes la posibilidad de registrarse en el programa de fidelización directamente a través del wifi del restaurante, sin necesidad de descargarse ninguna aplicación.

Además de sus servicios de fidelización y de pago, la startup también cuenta con Cheerfy Shop, un servicio para que los restaurantes hagan directamente la gestión de los pedidos online, dejando de depender de las plataformas de delivery que ejercen de intermediarios entre el cliente y el establecimiento.

Gómez destaca que la covid-19 obligó a la compañía a replantearse su modelo, ya que con lo restaurantes cerrados su servicio de fidelización no tenía sentido. Por ello, desarrollaron en un tiempo récord su plataforma de pedidos, que además supone un ahorro de costes para el restaurante respecto a los gastos que supone un marketplace. 

El consejero delegado de Cheerfy señala que la pandemia ha supuesto un empuje para la digitalización, pero ésta sigue en un estado muy incipiente. De hecho, apunta que esta industria está "al 1%" en cuanto a su transformación digital y prácticamente está "todo por hacer". 

Alianza con Grosso Napoletano

Cheerfy está respaldada por la americana Techstars Ventures (firma que ha invertido Uber o Twilio) y la alemana METRO AG y cuenta con la confianza de grandes operadores como Avanza Food (con marcas internacionales como Carl’s Jr. y Tony Roma’s) y otras compañías globales entre las que se encuentran Black Sheep Coffee, Maison Kayser, Le Pain Quotidien o New York Burger.

Y en España un aliado importante de la compañía es Grosso Napoletano. Cheerfy está probando su sistema de pago con la cadena de pizzas napolitanas artesanales fundado por Hugo Rodríguez de Prada y Jorge Blas. Grosso Napoletano arrancó su actividad en febrero de 2017 con un local en la calle Hermosilla de Madrid y en la actualidad cuenta con 12 locales, repartidos entre Madrid (9), Majadahonda, Valencia y Barcelona, y un ambicioso plan de crecimiento.

La relación entre Cheerfy y Grosso Napoletano se remonta a los inicios de la startup en España. Como explica el director de tecnología y analítica de Grosso Napoletano, Javier Contreras, en la compañía decidieron apostar por la solución de fidelidad de Cheerfy que permitía aglutinar toda la información del cliente para darle un mejor servicio en sus futuras visitas sin obligarle a hacerse una tarjeta o descargarse una app. 

Posteriormente, con la llegada de la crisis también apostaron por la solución de pedidos de Cheerfy para crear su propio sistema en su página web. De esta manera, los clientes más fieles a la marca podían pedir sus productos sin recurrir a intermediarios y la cadena mantener una relación con sus clientes en todos los canales, con el objetivo de prestar a cada persona el mejor servicio posible. 

Y ahora, Grosso quiere seguir mejorando la experiencia de sus usuarios gracias a Cheerfy Pay, aprovechando que con la pandemia el cliente se ha acostumbrado a una experiencia más digital. De hecho, Contreras destaca el resurgir que han registrado los códigos QR gracias a la covid, que ha hecho que su uso se haya generalizado de la noche a la mañana. 

Y la acogida de Cheerfy Pay en las primeras pruebas realizadas en algunos locales de la cadena de pizzas ha sido muy positiva. Sin que el personal esté publicitando este servicio, ya se pagan en estos establecimientos el 20% de las cuentas a través de este sistema y su intención es que este porcentaje supere el 50%.  

Toda esta digitalización de la experiencia de cliente también va acompañado además de una digitalización de la operativa de la cadena, que le ha permitido a la empresa, por ejemplo, mejorar la gestión de la demanda gracias al uso de los datos que obtiene con la digitalización de los pedidos. 

Por otro lado, Contreras incide en que el éxito de Grosso Napoletano refleja en la calidad de su oferta en todos los aspectos. De hecho, resaltó que la marca ha sido recientemente elegida entre las diez mejores cadenas de pizzerías artesanales del mundo que elabora cada año el prestigioso ranking internacional 50 Top Pizza, siendo, además, la única empresa española presente en el listado.