Barcelona

El equipo de la startup catalana Miwendo, liderado por la ingeniera en Telecomunicaciones Marta Guardiola, ha desarrollado un dispositivo médico que revolucionará en breve la incidencia y mortalidad del cáncer de colon.

Noticias relacionadas

Se trata de un mini rádar electromagnético conectado a la punta de un endoscopio convencional, que automatiza la detección de pólipos y genera alertas cuando los localiza. El dispositivo dispone de un campo de visión 360 grados y es capaz de discriminar entre pólipos malignos y benignos.

El desarrollo de la innovación se encuentra a punto de cerrar la fase preclínica e iniciará ya este mes de mayo el estudio en modelos con animales (cerdos). Hasta ahora, el proyecto ha recibido casi tres millones de euros de diversos programas, europeos y nacionales, de ayuda a la investigación.

Detectar los pólipos 'invisibles' 

Cada año se diagnostican 1,4 millones de nuevos casos de cáncer colorrectal, una enfermedad que en más del 90% de los casos es curable si se detecta a tiempo y se extirpan los pólipos precancerosos.

La colonoscopia es el método más efectivo que se utiliza actualmente para su detección. Sin embargo, la cámara que se utiliza en la prueba diagnóstica tiene un rango de visión muy limitado, lo que provoca que entre el 22% y el 40% de los pólipos queden invisibles a la prospección.

“Si los pólipos son muy planos o están situados en zonas muy escondidas del colon, la cámara no los detecta. De hecho, un 8% de los cánceres de colon se diagnostican después de una colonoscopia con resultado negativo”, explica a D+I Guardiola.

De hecho, Miwendo nació en septiembre de 2009 con el objetivo de innovar en la tecnología actualmente en uso, la colonoscopia, la más efectiva de que se dispone pero de una excesiva ineficiencia.

Reducir la mortalidad

El dispositivo innovador de la startup pretende mejorar los resultados y, en consecuencia, reducir la mortalidad a través de la detección en la exploración de todos los pólipos adheridos al tejido.

El mini rádar de Miwendo utiliza la tecnología basada en microondas de muy baja potencia, que emite radiaciones no ionizantes, para localizar cualquier pólipo adherido al tejido.

“Nos encontramos en fase de desarrollo de la innovación, en fase preclínica en la que hemos analizado cólones extraídos de pacientes, y los resultados han sido excelentes, ya que hemos podido detectar el 100% de los pólipos existentes en el tejido”, asegura Guardiola.

En esta primera fase, Miwendo ha puesto el foco en la alarma que emite el dispositivo al detectar un pólipo. El siguiente paso es la discriminación entre benignos y malignos.

Inversiones y equipo de investigación 

El inicio de la fase clínica está prevista para principios del próximo año. “Esta fase nos dará la evidencia científica con la que podremos iniciar el camino de la regulación y la comercialización del producto”, anuncia Guardiola.

La primera ronda de inversión no la sitúan para antes de finales del 2023, “porque con las ayudas que hemos recibido podemos seguir trabajando durante un año y medio más”.

La investigación que realiza Miwendo, una spin off surgida de una estrecha colaboración entre las universidades Politécnica de Catalunya (UPC) y Pompeu Fabra (UPF), el Hospital Clínico de Barcelona e ICREA, la Institución Catalana de Investigación y Estudios Avanzados, es una de las pocas empresas emergentes dirigidas por una mujer y con cuatro más en el equipo, de un total de nueve investigadores.

El foco de la innovación de Miwendo se centra ahora en la automatización de la detección precoz del cáncer colorrectal pero en el futuro esta técnica podrá ser aplicada a otras prácticas y diagnósticos médicos, como la detección de las artritis o inflamaciones en articulaciones, la implantología dental o las endoscopias digestivas.