El desarrollo del sector tecnológico de la salud se está acelerando en el último año, como consecuencia de los efectos de la pandemia por Covid-19. Sin embargo, para muchos la tecnología puede resultar un tanto fría e, incluso, abrumadora, sobre todo, para el cuidado de personas mayores. Para superar esta barrera de entrada, nace la startup Senniors con una clara misión: “Humanizar la tecnología”.

Noticias relacionadas

“En medicina preventiva y predictiva la tecnología es clave, pero lo primero es el trato humano”, asegura a D+I Claudia Gómez, CEO de Senniors. Se trata de aportar una capa de innovación social a esta digitalización de la salud, sobre todo, en la referida al cuidado de personas mayores, tenga o no enfermedades degenerativas.

Al hablar de esta ‘humanización’, Gómez destaca que en su negocio “el core es la parte humana”, con un equipo en los que no solo hay tecnólogos, sino también expertos en neuropsicología geriátrica y trabajadores sociales.

No se puede olvidar que abordar desarrollos tecnológicos como los de telemedicina, los dispositivos de monitorización en remoto o los sensores inteligentes, con personas de avanzada de edad, que no son nativos digitales, puede generar reticencia en un primer momento.

“Cuando hay una persona mayor que necesita ser cuidada, lo primero que hacemos es que un coordinador social se desplace hasta su casa para hablar directamente con la persona que va a ser atendida, para saber cómo quiere ser cuidado”, explica Gómez.

Ganarse la confianza

De este modo, se ganan la confianza de la persona porque “no es algo que se suela hacer”, ya que se habla más con los familiares, señala la CEO de esta startup social. “Es la forma de entender sus necesidades y conocer cómo quiere ser atendido tanto en ese momento como, por ejemplo, en cada una de las etapas si hubiera una enfermedad neurodegenerativa”.

El equipo de atención estaría compuesto, además de por el coordinador social que supervisa y hace el seguimiento de la persona, por un cuidador en el domicilio y por una serie de dispositivos tecnológicos, unos de desarrollo propio de Senniors y otros a través de partners.

En la plataforma creada por Senniors, hay un servicio de telemedicina con atención 24 horas ofrecido por Docline. Se trata de videoconsultas que pueden ser a tres bandas, es decir, en las que se conecte el paciente y el cuidador, el familiar y el médico, así como recetas electrónicas privada a través de códigos QR.

Por otra parte, a través de su partner HumanITCare también cuenta con tecnología de inteligencia del dato de salud, así como con dispositivos para “la telemonitarización remota a partir de dispositivos médicos: termómetro conectado, glucómetro, dispositivo de presión arterial, oxímetro de pulso, báscula inteligente… para medir las constantes de las personas mayores”.

Además de estos dispositivos, también trabajan con otro tipo de wearables, como FitBit, y toda esta información se vuelca en la plataforma para realizar “un seguimiento activo, que no sea reactivo, de cada persona para actuar a tiempo”.

Así, tras diseñar el programa que se va a seguir, Senniors selecciona, entre más de 20.000 profesionales sociosanitarios, al cuidador que lo va a llevar a cabo desde el domicilio del propio paciente.

Para ello, la startup ha desarrollado un algoritmo de matching y un sistema de scoring que les permite ordenar a los cuidadores por orden de compatibilidad profesional y personal. El equipo de neuropsicología valida que el match realizado a través de la solución tecnológica sea el óptimo.

Este es un paso clave, porque Senniors “convierte al cuidador en ‘los ojos del profesional sanitario en el domicilio’, siendo la persona que está en contacto continuo con el dependiente”.  Además, supervisa la monitorización de los parámetros de salud a través de los diferentes dispositivos a los que, tanto el cuidador como el paciente o sus familiares, pueden acceder y ver toda la información en tiempo real.

Cómo surge Senniors

El reto de esta startup healthtech es “el primer ecosistema de salud digital en torno a las personas dependientes” al aunar en una misma plataforma todos los servicios y cuidados necesarios tanto para el paciente como para sus familiares, en cada fase de la enfermedad.

De hecho, la idea de crear esta startup surge a finales de 2020 de preguntas reflexivas sobre cómo nos gustaría ser cuidados de mayor y cómo queremos cuidar a nuestros padres, señala la CEO de Senniors. “El mercado en España está muy fragmentado, la persona que necesita cuidados no sabe ni por dónde empezar”.

Por ejemplo, “una persona a la que le diagnostican ELA no solo tendría que buscar un cuidador, sino también un logopeda, un fisioterapeuta, un neurólogo, un terapeuta ocupacional y, además, adaptar su casa y contar con ayudas técnicas”.

Por ello, propone un modelo de ‘salud conectada’, bajo la metodología de atención centrada en la persona, con el objetivo de acompañar al paciente de forma personalizada en la evolución de enfermedades como el Alzheimer, Parkinson, Ictus, ELA, patologías osteoarticulares, entre otras.

Para Senniors, en este modelo “la figura del cuidador es muy importante, pero se trata de un servicio más”, puntualiza Gómez para diferenciarse de la competencia actual en el mercado con plataformas que gestionan este tipo de recursos humanos.

Aunque a simple vista su valor añadido puede ser la tecnología, Gómez incide en que “la tecnología es muy fría por sí sola y es difícil que entre en el domicilio de la persona mayor, que demanda una caricia, cuidado humano y cercanía”.

Por ello, insiste en que lo primero es ganarse la confianza de la persona para conocerle y ofrecerle “la tecnología que más se adapte a sus necesidades de cuidado”.

En definitiva, se trata de “cuidados holísticos, integrales, dinámicos y progresivos porque se van adaptando con el paso del tiempo, de las realidades de cada persona y de las fases de una enfermedad”.

Acuerdos

Senniors es una empresa certificada por la Comunidad de Madrid para los servicios de dependencia, así como cuenta con un acuerdo con ADELA (Asociación Española de ELA) para prestar servicios de ayuda a domicilio.

Asimismo, en la actualidad están en proceso de llegar a acuerdos con diferentes aseguradoras por su labor de medicina preventiva y predictiva. “Lo que nos encantaría sería trabajar con el sistema sanitario público”, concluye Gómez.