Con los años el número de pastillas que nos tomamos al día suele ir en aumento y las posibilidades de liarnos y tomarnos la que no toca también... Este dispensador de medicamentos inteligente no solo avisa al paciente de que es la hora de la medicación y se la sirve, sino que monitoriza, a través de sus sensores, la toma de los fármacos y alerta al instante a un familiar o cuidador si el paciente “se olvida” de la toma y no acuda al aviso de la máquina.

Noticias relacionadas

Desarrollado por la startup española Berdac, es un dispositivo que, a través de una tarjeta SIM, se conecta una plataforma de web desde donde se monitoriza todo el proceso: se descarga el plan de medicación y gestiona las tomas diarias de los fármacos del tratamiento. ¿Cómo? Implementando tecnología de internet de las cosas a través de la tarjeta M2M (por las siglas en inglés de ‘máquina a máquina’).

Al usar este tipo de tarjeta SIM, el dispensador va a tener cobertura en cualquier parte del mundo porque no depende de un operador, sino que se conecta al operador con la señal próxima más intensa. “Así garantizamos que no hace falta estar una ciudad ni tener wifi, es completamente autónoma”, por lo que sirve para zonas despobladas o remotas, destaca a D+I Roger Guasch, CEO y fundador de Berdac.

“La obsesión era que el dispensador fuera lo más sencillo posible, porque quien lo va a usar será una persona mayor y esto requiere de máxima simplicidad”, subraya Guasch. La prueba: solo tiene un botón. Cuando llega la hora de la toma de medicación, el dispensador se ilumina y empieza a pitar, y el usuario solo debe presionar el botón para que salgan las pastillas que le tocan en ese momento.

Así, cuenta con unos sensores para identificar si el usuario ha pulsado, si se ha dispensado y si se ha retirado el recipiente con la medicación… En el caso de haya una incidencia, el sistema de monitorización lanza un aviso a una aplicación móvil de un familiar o un cuidador para alertar al instante del “olvido”.

Cómo surge la idea

La idea de desarrollar este dispositivo surgió de una necesidad: Hace 3 años a la madre de Guasch le diagnosticaron Alzhéimer, aunque al principio no era muy complicado que ella misma se gestionara la toma de los fármacos del tratamiento, con el desarrollo de la enfermedad los errores se multiplicaban. Y aunque sus familiares le ayudaban, organizar la toma de cinco o seis pastillas cada día es complejo si no se está cien por cien pendiente.

“En ese momento hice lo que todo el mundo hace: buscar una solución en el mercado, algo que existiera para estos casos”, recuerda Guasch. Buscó en los portales de comercio electrónicos a los que todos recurrimos, pero “no había una solución que te permita organizar la medicación, saber que siempre vas a tener la que corresponda y cuándo corresponde y, además, poder hacer un seguimiento”.

Ante estos resultados, Guasch, más allá de ver una oportunidad de mercado, apostó por aportar “un granito de arena a la sociedad”, porque “había competidores, pero en EEUU en fase muy temprana”.

 Así, se lanzaron a crear una startup en enero 2019, aunque antes dejaron a un lado sus carreras profesionales y se volcaron en “en prototipar y hacer pruebas de concepto”. Para el objetivo final de la simplicidad han contado con los servicios de una empresa de diseño industrial. El primer gran pedido de estos dispositivos de Berdac ha empezado a servirse en noviembre de 2020, sobre todo, entre las primeras reservas a lo largo de lo proceso de fabricación.

La plataforma está alojada en un “entorno seguro” a través del servicio en la nube de Amazon Web Services especializado en temas de salud para salvaguarda la protección de los datos de los pacientes en estos dispositivos conectados.

Con este proyecto, Berdac, acelerada por Corporate de Lanzadera, ha ganado en el Premio EmprendedorXXI de CaixaBank en su categoría Sénior.