El concepto de Industria 4.0 e incluso el de edificios, casas y ciudades inteligentes se van asentando poco a poco gracias al auge de la transformación digital. De hecho, implementar tecnología en objetos tan cotidianos como los electrodomésticos es algo ya bastante común para optimizar su uso, pero ¿y en el típico mobiliario de oficina? Este es el paso que acaba de dar la pyme española Actiu.

Noticias relacionadas

Y lo está haciendo a través de una sencilla instalación de sensores en cualquier tipo de mobiliario. Se trata de una nueva plataforma, llamada Gaia, que facilita la recogida de datos y su transmisión a la nube para su procesamiento, con el fin de crear “espacios de alto rendimiento saludables y eficientes”.

Estos datos se recopilan y analizan para “convertirlos en conocimiento a través de una serie de algoritmos que permiten conocer, además del uso de los espacios que utilizan los empleados, la calidad de confort ambiental que la organización está aportándoles, así como si dicho confort se está generando de forma óptima para ser más eficientes energéticamente”, explica a D+I Gustavo Valbuena, responsable de Innovación y Estrategia Digital de Actiu.

Aunque no lo parezca, el origen de este proyecto es prepandemia y, de hecho, fue en 2018 cuando se presentó en la feria de Orgatec el primer prototipo de sensorización del mobiliario para recoger datos que ayudasen al buen funcionamiento de sus espacios, recuerda Valbuena.

“La información que empezamos a recoger al principio nos permitió empezar a establecer las características que Gaia tiene actualmente y con las que se lanza al mercado”. Y pese a ser una solución “viva”, Valbuena destaca que mantiene la misma filosofía inicial: incorporar tecnología pionera para aportar el mejor entorno de trabajo a los usuarios.

Optimizar y ser eficiente

El objetivo de este sistema permite a las empresas “entender qué está pasando en sus espacios para tomar decisiones que les ayuden a ser más eficientes energéticamente, a optimizar los espacios, y a mejorar el bienestar de sus empleados”.

Para ello, Valbuena subraya que los dispositivos implementados con tecnología de internet de las cosas (IoT) “toman datos de cada puesto de trabajo sobre la ocupación y las condiciones ambientales de luz, temperatura, humedad, sonido, CO2 y las partículas PM 2,5 y PM 10”.

Asimismo, una de las premisas establecidas por Actiu en el diseño de su plataforma fue crear su “propia arquitectura de comunicación y no utilizar la red de los clientes”. Para ello, apuesta por la nube y emplean una “tecnología con una certificación para la autentificación y encriptación del envío de la información”.

“Los sensores que hemos integrado debían tener también una fiabilidad elevada. Por ejemplo, el sensor de dióxido de carbono es un sensor inteligente que utiliza el principio de infrarrojos no dispersos (NDIR) para detectar la presencia de CO₂ en el aire”, destaca Valbuena.

Instalación y conexión

Para facilitar la implementación de esta plataforma, Valbuena destaca que los dispositivos “simplemente se instalan sobre cualquier puesto de trabajo, se conectan a la red eléctrica y empiezan a emitir datos”, por lo que, añade, no se precisan conocimientos técnicos para su instalación y no requiere de mantenimiento.

La plataforma de gestión de estos sensores es abierta y puede integrarse con otras soluciones que la empresa ya tenga, por ejemplo, con un Building Automation System (BAS) o un Building Management System (BMS), así como con la solución de Calendar que utilicen los empleados.

Desarrollo de I+D

Para la creación de Gaia, Actiu ha contado con un amplio equipo de tecnólogos expertos en inteligencia artificial, IoT, analítica de datos, big data y experiencia de usuario, así como también en bienestar corporativo y salud. Valbuena explica que desde el área de Innovación y Estrategia Digital se han conceptualizado las funcionalidades de la plataforma y “la lógica que debía tener para convertir los datos en conocimiento”.

No obstante, incide en que para el desarrollo de la plataforma han contado con la colaboración de dos empresas: “El Grupo TSK ha implementado el backend de Gaia y ha diseñado la tecnología de los dispositivos; mientras que para el diseño del frontend nos hemos apoyado en Zeus.Vision para transformar datos en conocimiento”.

Asimismo, Valbuena apunta que Zeus.Vision también ha diseñado la app móvil para que los usuarios puedan reservar, gestionar y valorar sus espacios, así como reportar incidencias y consultar contenido relacionado con el bienestar de las personas en los espacios.

Este sistema con tecnología de internet de las cosas emplea su propia infraestructura de comunicación, garantizando el anonimato, así como la máxima seguridad en el tratamiento de datos, aseguran desde Actiu.

En la actualidad, Actiu ya está implantando esta tecnología en sus propias instalaciones y trabaja con distintas compañías españolas en el desarrollo de los primeros proyectos. La comercialización de Gaia a nivel internacional está prevista para el próximo mes de junio.