El nuevo curso arranca con un venture capital 'lanzado' en España que pisa el acelerador hacia un cierre de 2021 de récord en el terreno digital. La euforia inversora ya se constató en el primer semestre cuando, por primera vez en este país, el venture levantó más dinero que el capital riesgo y, según explican a D+I fuentes inversoras, nada hace pensar que la tendencia virará en los próximos meses.

Noticias relacionadas

Con el verano finiquitado y la recta final del ejercicio en el disparadero del capital riesgo, todo indica que de nuevo la economía del software seguirá librándose de la crisis provocada por la irrupción del covid, como ya hiciera en 2008 con la debacle financiera internacional de las hipotecas subprime en EEUU.

"¿Crisis, qué crisis? Es la segunda (crisis) de la que nos libramos. El covid ha podido ralentizar nuestra actividad algún mes, pero también ha ayudado a relanzar la transformación digital", indica a D+I el presidente de Encomenda Smart Capital y de Nuclio Venture Builder, Carlos Blanco.

En la misma línea se manifiesta Alberto Gómez, vicepresidente de la Asociación Española de Capital, Crecimiento e Inversión (Ascri) y cofundador de Adara Ventures: "El mundo digital discurre por otro carril, ajeno a las dificultades que todavía están sufriendo sectores de la economía tradicional como la hostelería o el turismo".

El otoño toca a la puerta, no obstante, con un marco macroeconómico más estable para el conjunto de la economía. De hecho, el avance de la vacunación y la reactivación de la demanda este verano llevó el pasado jueves al Banco Central Europeo a adelgazar el programa antipandemia -sin referirse expresamente a una retirada de los estímulos, sino más bien a un reajuste de los incentivos-.

La inflación, (aún) a raya

A nadie escapa -tampoco a los inversores consultados por D+I- que la inflación ha crecido ligeramente, aunque no constituye -de momento- un motivo de preocupación a corto plazo.

De esta forma, si para el conjunto de los sectores económicos se abre una etapa de mayor certidumbre económica, para las empresas especializadas en lo digital las perspectivas no pueden ser más halagüeñas de aquí a final de año.

"Los resultados empresariales van a ser extraordinariamente buenos y 2021 será histórico, de eso no hay dudas", añade Alberto Gómez.

Parece que la 'euforia digital' no será cuestión de unos meses. Carlos Blanco recalca que la tendencia positiva se mantendrá más allá de 2022 porque las startups están llamadas a ejercer de motor de la economía española en los próximos años.

Startups, motor de la economía

"Este año será histórico, pero hay que tener en cuenta que nuestras startups aún están en su adolescencia. España va por detrás de Francia y Reino Unido unos cinco años, el recorrido que tenemos por delante es brutal. Van a ser el motor de la economía en los próximos años porque está todo por hacer", asevera Blanco.

Pero ¿qué sectores están tirando de la economía digital en este momento? Los inversores lo tienen claro. "Si antes de la pandemia, las soluciones orientadas a la transformación digital de los procesos de las empresas eran relevantes, la pandemia, el confinamiento y el teletrabajo los ha mostrado como imprescindibles".

Así de contudente se muestra Nacho Ormeño, CEO de Startupxplore. "Ha crecido el apetito inversor por soluciones tecnológicas para la educación y dispositivos para la salud, y ha servido para poner en valor la importancia de las inversiones en ciencia y biotecnología".

"Una característica que antes pasaba más desapercibida, y que en el nuevo contexto se vuelve fundamental, es la capacidad de crear cultura, procesos y equipos remotos y distribuidos", recalca Ormeño.

Crece el número de proyectos emergentes y también su calidad. "Los proyectos que se lanzan ahora son, sin duda, mejores que hace un año y los del 2020 fueron mejores que los del 2019. El perfil de los emprendedores que forman parte de estos proyectos no es una excepción a esta mejora permanente", afirma José Miguel Herrero, managing partner de Big Sur Ventures.

"Poco a poco, el emprendimiento en España se está situando como una alternativa profesional socialmente relevante y valorada. No hay que irse muy atrás en el tiempo para recordar que decir que 'se era emprendedor' parecía sinónimo de será que no tiene otra salida", añade Herrero.

Los sectores emergentes más atractivos

De esta forma, el área fintech y proptech se mantiene entre las preferidas del capital riesgo aunque han entrado en escena con fuerza los proyectos relacionados con el ecommercede la mano de la pandemia.

"Además, detectamos dos nuevos sectores emergentes muy potentes, como son la ehealth y la edtech y mucha atención al software en la nube (Software as a Service)", añade el presidente de Encomenda Smart Capital y de Nuclio Venture Builder.

La ciberseguridad se suma a los sectores emergentes que marcarán el devenir del mundo digital en los próximos años.

Queda demostrado que las tecnologías digitales siguen sustentando el interés del venture capital en España, sobre todo aquellas que se dirigen al consumidor final y las enfocadas al B2B (business-to-business). Pero nuevas tendencias comienzan a asentarse en el sector.

La filosofía de Silicon Valley se afianza

Según indica el vicepresidente de Ascri y cofundador de Adara Ventures, Alberto Gómez, se consolida en España tras el verano la filosofía empresarial de Silicon Valley.

"Todos los fondos españoles hemos reconfigurado nuestra carteras. Antes, tenías las empresas que sobresalían, las que iban más retrasadas y las del medio, aquellas que no despuntaban. Ahora sólo hay dos tipologías; las que van a por todo y las que no prosperarán", explica Gómez.

Los inversores consideran que la filosofía de Silicon Valley de apoyar startups con gran potencialidad y escalabilidad se está consolidando en España.

"Nos parecemos cada vez más a Silicon Valley. Una empresa con un historial de crecimiento del 30-40% ya no interesa tanto. Vamos a por las del 80-100%, con vocación de internacionalidad, gran escalabilidad y aspiraciones grandes. Los planes comedidos o discretos empiezan a no atraer", añade el inversor. 

De esta forma, la estrategia europea basada en la contención y un espíritu más comedido que la cultura empresarial norteamericana empieza a desvanecerse. "El emprendedor lo sabe. O aceleran o será muy difícil lograr el éxito de su proyecto", apostilla Gómez.

Una transformación digital 'acelerada'

El capital riesgo coincide en señalar que la covid ha ejercido de acelerador en la transformación digital y que, tras el impacto del primer momento, los emprendedores han sabido adaptarse a la coyuntura y sacar beneficio del contexto. 

"Nadie estaba preparado para el shock que se produjo. En los tres primeros meses de la pandemia nadie sabía cuál iba a ser la reacción de los mercados financieros -incluyendo los fondos de capital riesgo- o si la actividad inversora se frenaría durante un tiempo indeterminado", argumenta José Miguel Herrero, managing partner de Big Sur Ventures.

"Afortunadamente el mercado asimiló, en esos primeros tres meses, que la mayoría de las startups tecnológicas estaban viendo sus modelos transformativos impulsados por la pandemia. De hecho, todas las empresas de nuestro portafolio la hacían incluso antes de lo previsto como resultado del interés inversor", recalca Herrero.

Transcurrida la parte más dura de la pandemia, un sector digital rearmado y a velocidad de crucero encara una etapa 'dulce' en la que crecer hacia una madurez que todavía está por escribirse.