Catilla-La Mancha es la tercera región con más extensión y la tercera con menos densidad de población. Y eso, inevitablemente, supone que en ocasiones sea difícil prestar servicios ágiles. 

Noticias relacionadas

El gobierno de Castilla-La Mancha lleva mucho tiempo empeñado en solventar esas brechas, a la que se suma la de la conectividad, ya que es muy complicado hacer llegar servicios de telecomunicaciones fiables y veloces en un territorio cuya orografía es muy particular y que cuenta con 919 pueblos y más de un millar de pedanías.

Al proyecto para llevar fibra óptica a la mayor cantidad posible de territorio se suma ahora otro proyecto que tiene que ver con la prestación de servicios.

El ejecutivo de Emiliano García-Page ha anunciado el impulso a una infraestructura digital más eficiente para mejorar la accesibilidad de los servicios públicos, que está permitiendo acercar la administración electrónica a la ciudadanía y ejecutar de forma telemática una amplia variedad de trámites.

En su apuesta por la transformación digital, el ejecutivo regional ha diseñado una estrategia que tiene entre sus objetivos avanzar hacia una administración electrónica, donde la mayor parte de los trámites puedan realizarse de esta forma; reducir la brecha digital, de modo que Internet llegue a todos los municipios; hacer de la tecnología una herramienta eficaz para luchar contra el despoblamiento y facilitar entornos que permitan que las tecnologías de la información y de la comunicación sean fuente de conocimiento e innovación.

La nueva infraestructura del gobierno autonómico, basada en contenedores y microservicios, alberga ahora muchos de los más de mil servicios digitales que se ofrecen a los habitantes de Castilla-La Mancha, como el pago de facturas y la solicitud de permisos.

Para ello, la Junta se ha decantado por las tecnologías de nube híbrida y está utilizando sistemas de Red Hat, el proveedor líder mundial de soluciones open source, para reducir el tiempo de espera de desarrollo y entrega de sus servicios digitales.

Soporte a más sistemas

Esta nueva infraestructura también da soporte a una serie de sistemas digitales esenciales de la Junta, como el archivo electrónico central, las funciones de chat corporativo o el sistema telemático de procesamiento de datos y notificación electrónica.

Gracias a ello, la administración regional puede ofrecer servicios personalizados con mayor rapidez a un mayor número de personas y resolver problemas sin interrumpir los servicios digitales.

El consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina, ha asegurado que "en una región como la nuestra, con una extensión de casi 80.000 kilómetros cuadrados, ofrecer servicios a la ciudadanía con mayor agilidad se hace indispensable".

De ahí que la Dirección General de Administración Digital haya optado por una infraestructura digital más eficiente, para poder darle una mejor respuesta.

Por su parte, Julia Bernal, country manager de Red Hat para España y Portugal, ha indicado que "comunidades autónomas como Castilla La Mancha se están apoyando en el software de código abierto empresarial de Red Hat en su apuesta por la transformación digital, consiguiendo así acercar la tecnología a los ciudadanos a través de una administración pública más ágil y eficiente".

Desde Red Hat, expican que "estamos orgullosos de proporcionar a través de Red Hat OpenShift, una infraestructura abierta nativa de la nube al gobierno regional para ayudar a acercar los servicios públicos a los ciudadanos, facilitar una cultura de trabajo más colaborativa y transparente, y hacer que cada uno de sus trabajadores sienta que forma parte de un gran proyecto que saca lo mejor de ellos mismos".

Además, el ejecutivo autonómico y Red Hat colaboran en el Centro Regional de Innovación Digital, con sede en Talavera de la Reina, donde esta empresa lidera uno de los centros de conocimiento con los que cuentan las instalaciones, en concreto, uno sobre tecnología en la nube.