Empieza a haber fundados motivos para pensar que Cantabria se pueda llegar a convertir en una de las referencias españolas en todo lo relacionado con la descarbonización a través del hidrógeno.

Noticias relacionadas

La descarbonización es uno de los grandes retos a los que se enfrenta el tejido industrial para alcanzar la sostenibilidad medioambiental. Y la región cántabra está dando pasos muy firmes en este sentido.

Entre las fuentes alternativas de energía limpia, el hidrógeno destaca como uno de los actores principales para lograr la eliminación de gases contaminantes según la visión estratégica que presentó la Comisión Europea en 2018, donde aboga por una Europa climáticamente neutra en 2050.

D+I ya contó hace unas semanas cómo, por primera vez en España, desde esta región se estaba desarrollando un proyecto con el que conseguir hidrógeno verde empleando energía fotovoltaica desde alta mar. 

Este proyecto pionero se conoce como Bahía H2 Offshore y está impulsado por el Clúster de energías marinas de Cantabria, Sea of Innovation Cantabria Cluster (SICC). El combustible verde obtenido se destinará a buques y equipamientos de líneas y operadoras del Puerto de Santander.

Ahora, otro clúster, en este caso el Clúster Marítimo de Cantabria–MarCA ha presentado el proyecto tractor 'Green Hidrógeno Cantabria' en colaboración con la Fundación y Centro Tecnológico de los Astilleros Medianos y Pequeños SOERMAR.

Dos ideas, dos proyectos, que, efectivamente, sitúan a Cantabria como catalizador en este sector.

Una nueva iniciativa

En este caso, la iniciativa piloto de MarCA y SOERMAR pretende demostrar la utilidad del hidrógeno verde para el tejido industrial cántabro, aportando soluciones de garantía para fomentar su uso y fortalecer el compromiso con la sostenibilidad.

Entre los objetivos del proyecto están el desarrollo de un sistema de generación de hidrógeno verde, de una infraestructura de repostaje para vehículos, lo que potenciará el uso de vehículos de transporte público y privado basados en tecnologías de hidrógeno y pilas de combustible, y de otra para la generación de electricidad a través de este combustible para su uso en la industria y en el área residencial.

"El sector marítimo está trabajando para cumplir con los compromisos y reglamentaciones en materia de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero", afirma Juan Luis Sánchez, presidente del clúster MarCA.

El Green Deal es una de las líneas de actuación marcadas en el Plan Estratégico 2021–2024 del clúster, que tiene por objetivo impulsar la descarbonización del sector marítimo industrial de la región.

El hidrógeno se posiciona como uno de los combustibles más apropiados para conseguirlo y, afirma Sánchez, "es una gran oportunidad para todas las empresas del sector, tanto para las que tienen que diseñar y construir las instalaciones que permitan su utilización como para aquellas que van a ser los usuarios finales".

Daniel Alvear, director general de Industria de Cantabria, y Jorge Muyo, director general de Innovación, han querido participar en la presentación del proyecto y han felicitado al Clúster MarCA y SOERMAR por la elaboración del proyecto.

Proyectos innovadores

"No es solo una idea, sino que es un estudio de viabilidad, consistente y alineado con la estrategia regional", afirma Alvear.

Ambos han destacado la importancia de desarrollar proyectos innovadores que den valor añadido a la Comunidad de Cantabria y creen oportunidades dentro de los sectores de la región. Muyo ha puesto énfasis en "las capacidades tecnológicas que tenemos en Cantabria".

La presentación del proyecto, virtual y abierta al público, corrió a cargo de Eva Novoa y Alfonso Carneros, directora general y director técnico de SOERMAR, fundación con la que el Clúster MarCA tiene un convenio para poner en marcha las medidas del 'Plan Estratégico de I+D+I de los Medianos y Pequeños Astilleros. Visión 2030'.

Ambos directores informaron a los asistentes sobre las características del hidrógeno verde y la estrategia competitiva que supone su uso.

"'Green Hidrógeno Cantabria' es una oportunidad para hacer del hidrógeno una parte importante de nuestro futuro energético", expuso Novoa dirigiéndose a todas las empresas grandes, medianas y pequeñas de los diferentes ámbitos industriales.

Durante su exposición, la directora general de SOERMAR se centró en explicar por qué el hidrógeno es una de las mejores alternativas para alcanzar una economía limpia y sostenible y ha cifró el potencial del hidrógeno para 2030 en un volumen de negocio de 1.300 millones de euros en el mercado nacional y la creación de 227.000 puestos de trabajo.

Una gran oportunidad

Novoa puso en relieve que en Cantabria existe una gran oportunidad de tener un liderazgo tecnológico en la producción y exportación de hidrógeno de forma rentable, dado que se cuenta con recursos solares, conocimiento en energías eólicas y la existencia de empresas especializadas en renovables.

Añadió que a todo ello hay que unir un marco legal y regulatorio que facilite el despliegue masivo de la tecnología. "Cantabria se puede convertir en una de las regiones de referencia en el campo de las energías renovables y la descarbonización", afirmó.

La región cántabra, con su estrategia regional, ya está apostando por el hidrógeno como alternativa a los combustibles fósiles, por lo que investigar la utilidad industrial del gas en la comunidad supone una gran oportunidad para ser un referente nacional.

En este sentido, Novoa aclaró que no es un camino que deban recorrer las industrias por sí solas, sino que también se debe movilizar al tejido científico y tecnológico, al que invitó a sumarse al proyecto.

Son apoyos imprescindibles, dijo, para alcanzar soluciones que permitan reducir costes e integrar el hidrógeno en los distintos sectores económicos.

"El ecosistema de hidrógeno verde es un vector energético que potenciará el uso de energías renovables", explicó, por su parte, Carneros.

Según recalcó, las energías renovables son el camino para conseguir la sostenibilidad medioambiental y, al mismo tiempo, son las fuentes que permiten reducir la contaminación medioambiental y paliar el cambio climático.

Los combustibles fósiles y fuentes tradicionales acabarán por agotarse y Carneros señaló que el uso de hidrógeno verde "es un gran paso para acercarnos a un futuro energético que satisfaga nuestras necesidades de una forma limpia".

Aparte de describir las distintas aplicaciones del hidrógeno o cómo se realiza su almacenamiento y su transporte, expuso los objetivos del proyecto piloto que ha elaborado SOERMAR para Cantabria.

Todo ello permitirá potenciar la capacidad de I+D+i del tejido industrial de Cantabria y será de este modo "el primer eslabón de la cadena de valor de un ecosistema de hidrógeno verde en la región".

Juan Luis Sánchez concluyó la presentación haciendo un llamamiento a la movilización del tejido industrial cántabro para sacar adelante un proyecto que fortalece "el compromiso con la eliminación de emisiones contaminantes y hace viable un futuro climáticamente sostenible".