El asalto al Capitolio estadounidense, acontecido en la jornada de ayer tras una marcha alentada por Donald Trump, ha dejado perplejo a medio mundo. Y los líderes de las grandes empresas tecnológicas del país no son una excepción.

Noticias relacionadas

Los directivos de este sector no han ocultado nunca sus recelos ante la Administración Trump y sus arbitrariedades en materia digital. Pero, en este momento tan duro para la democracia del país, han sido especialmente contundentes en su rechazo.

Es el caso, por ejemplo, de Chuck Robbins, CEO de Cisco. En una publicación de Twitter, el máximo dirigente de la histórica firma de comunicaciones reconoce que lo sucedido es "pésimo y triste".

En su opinión, "los Estados Unidos siempre han sido un icono de la democracia, con lo que esto recuerda su importancia y fragilidad". Al mismo tiempo, Robbins pedía el cese inmediato de la violencia en la capital.

Más contundente si cabe se mostraba Brad Smith, presidente de Microsoft. Lo hacía compartiendo una reflexión de la Business Roundtable, asociación a la que pertenece el ejecutivo. En ella, se afirma que "el caos de la capital de la nación es el resultado de los esfuerzos ilegales para revertir los resultados legítimos de una elección democrática".

Tras defender que "el país merece algo mejor", la carta compartida por Smith pide expresamente "al presidente que ponga fin al caos y facilite una transición pacífica del poder".

Breve pero directo fue el mensaje de Marc Benioff, fundador y CEO de Salesforce. A través de Twitter, como sus homólogos, el ejecutivo pedía "paz y unidad" y defendía que "no hay sitio para la violencia en nuestra democracia".

Arvind Krishna, nuevo CEO de IBM, se sumó a las condenas públicas al asalto al Capitolio en su perfil personal. Lo hacía "condenando el desorden sin precedentes" y pidiendo su fin inmediato. "Estas acciones no tienen lugar en nuestra sociedad y deben acabar para que nuestro sistema democrático pueda funcionar".

A su vez, el líder de Hewlett Packard Enterprise, Antonio Nesri, usó su cuenta de Facebook para hacer llegar un mensaje similar: "Hoy ha sido un día muy triste para el país. Nunca podría haber imaginado que esto pudiera pasar en Estados Unidos. La violencia no es la respuesta. Debemos encontrar rápidamente un camino para el diálogo pacífico y una mejor forma de seguir adelante. Nuestro país es mejor que esto".