La campaña de vacunación para la Covid-19 que se inicia ahora es, sin lugar a dudas, la de mayor magnitud que nunca se ha hecho hasta la fecha. Las reservas por parte de gobiernos de todo el mundo de dosis de las distintas vacunas gestadas han superado cualquier expectativa conocida. Y no es para menos: la vacuna está llamada a ser el punto de inflexión que nos permita salir de la anómala y perniciosa situación en que llevamos inmersos desde marzo.

Noticias relacionadas

Pero afrontar una vacunación masiva de tal envergadura no sólo es un desafío desde el punto de vista de la fabricación de las dosis o de los recursos sanitarios para llevarla a cabo: también tiene implicaciones directas en el terreno tecnológico.

Se hacen necesarios sistemas que permitan gestionar los pedidos de las vacunas, monitorizar los envíos, administrar los inventarios, comunicarse con los pacientes que han recibido la dosis para constatar posibles efectos secundarios... Una labor ardua que, en el caso de Estados Unidos -donde ya ha comenzado este proceso de vacunación- la Administración de Donald Trump ha optado por ceder a uno de sus proveedores de confianza: Oracle.

La multinacional de Larry Ellison ya demostró su buena sintonía con el Ejecutivo estadounidense al alzarse como socio preferente de la china Tik Tok en ese país tras la ofensiva de Trump, ahora se encargará de todo el programa de vacunas de la Covid-19

Según ha informado la propia casa, el Centro para el Control de Enfermedades (CDC) está utilizando la Nube Nacional de Registros de Salud Electrónicos de Oracle junto a aplicaciones de gestión de salud pública de esta misma marca para afrontar este reto. Por debajo de todo ello, además, se encuentra una base de datos de registros médicos electrónicos de ámbito nacional, también proporcionada por Oracle.

El anuncio no resulta especialmente sorprendente, en tanto que el CDC y el Departamento de Defensa ya optaron por las soluciones de Oracle en junio de este año para registrar y comunicarse directamente con más de 500.000 personas que se ofrecieron como voluntarias para participar en ensayos clínicos de vacunas y terapias contra la Covid-19.

El sistema, más allá de EE.UU.

El contrato con el CDC no es el único sellado recientemente por Oracle en relación con su tecnología de sanidad. 

El mes pasado, en asociación con el Instituto Tony Blair, se utilizó exactamente el mismo sistema en la nube para administrar la distribución de la vacuna contra la fiebre amarilla en África. Más de 70.000 personas en Ghana fueron vacunadas durante la primera semana del programa.

"Actualmente estamos en conversaciones con docenas de países de todo el mundo para adoptar el conjunto de aplicaciones de gestión de salud pública de Oracle para modernizar su infraestructura nacional de salud pública y así permitir la distribución eficiente de la vacuna COVID-19, el monitoreo terapéutico y las pruebas de diagnóstico", añade la compañía en un comunicado oficial.