El presidente de la Autoridad Bancaria Europea (EBA), José Manuel Campa, considera que la recomendación para el pago de dividendo de los bancos continuará siendo la "prudencia" mientras no desaparezca la incertidumbre respecto al ritmo de vacunación de toda la población y las restricciones a la actividad que aún se mantienen.

Noticias relacionadas

"La prudencia es y seguirá siendo este mensaje (...) Mientras estas dos incertidumbres estén sobre la mesa la recomendación seguirá siendo la prudencia", ha afirmado Campa durante su intervención en el l Simposio del Observatorio de las Finanzas, un encuentro organizado por Invertia en su primer aniversario dentro de EL ESPAÑOL, que reúne estos días a los principales actores del sector financiero.

El supervisor mantiene esta recomendación en un momento en el que los bancos españoles se han animado a repartir dividendo una vez que el Banco Central Europeo (BCE) les permite repartir hasta un payout del 15% de sus resultados de 2020, si bien sigue recomendando la prudencia de cara a la remuneración del accionista con cargo al actual ejercicio.

Campa ha valorado que, en el marco de la crisis de la pandemia, los bancos están canalizando "adecuadamente" la financiación hacia las familias y las empresas y ahora es el momento de valorar la solvencia.

El presidente de la EBA ha sido rotundo al explicar que la banca deberá hacer frente a un aumento de la morosidad en los próximos meses, si bien su impacto dependerá de la velocidad de la recuperación económica.

En este sentido, ha recordado que las entidades mantienen buenos colchones de capital, que, de hecho, se han incrementado en 2020. "El mensaje que estamos mandando a las entidades es que están para ser usados cuando sea necesario", es decir, para canalizar el crédito y para absorber pérdidas, ha añadido el presidente de la EBA.

Por otra parte, ha valorado que la banca, al contrario que en la crisis anterior, "claramente no es la causa del problema" y, lo que es más, "su situación buena ha llevado a que el sector de la banca esté contribuyendo a la recuperación".

Mismos riesgos

Campa ha reconocido que uno de los riesgos a los que se enfrenta la banca es la ciberseguridad, del que la propia EBA fue víctima hace tan solo unos días, cuando tuvo que afrontar un ciberataque. "Demuestra que todos somos vulnerables a este riesgo", ha apuntado.

Es por eso que la regulación bancaria debe ser consciente de los riesgos que acarrea la innovación, como han subrayado durante las últimas semanas otros supervisores. "La regulación debe ser favorable a la innovación, pero capaz de evaluar los riesgos que aporta al sistema", ha dicho.

Por otra parte, ha señalado que la regulación debe ser igual no para todas las empresas que realicen la misma actividad, sino que entrañe el mismo riesgo. "Para la misma actividad que genere los mismos riesgos, la misma regulación", ha apuntado, dado que, según ha dicho, la misma actividad puede no generar el mismo riesgo.