Uno de los dos operadores que entrarán a competir con Renfe en el proceso de liberalización es Ilsa, que ya se prepara para ello con una inversión de 1.000 millones de euros para la compra de trenes, material y tecnología para dar impulso al ferrocarril en España. 

Noticias relacionadas

Así lo ha asegurado Fabrizio Favara, CEO de Ilsa, durante su intervención en la cuarta jornada del I Simposio del Observatorio de la Movilidad organizado por EL ESPAÑOL e Invertia, donde se ha debatido sobre el proceso de liberalización ferroviaria que arranca en España a partir de 2021. 

“El objetivo es impulsar el uso del ferrocarril porque es el modo de transporte más sostenible para un futuro más resiliente”, ha señalado el directivo. ¿Cómo lo van a hacer? Con un volumen de inversiones que asciende a 1.000 millones de euros para la “compra de trenes nuevos, talento, tecnología (como compañía nativa digital) y con atención a la seguridad”. Esta inversión y puesta en marcha -prevista para enero de 2022- generará 2.600 empleos directos e indirectos.

Cabe recordar que, Ilsa (propiedad de Trenitalia y de los socios de Air Nostrum) atenderá las cinco rutas de alta velocidad a las que ha sido autorizado con 23 unidades del tren Frecciarossa 1000, el más rápido y moderno de Europa, de Hitachi-Bombardier.

Ilsa, propiedad de los dueños de Air Nostrum, ofrecerá 32 servicios diarios en la ruta Madrid-Barcelona (16 por sentido), 8 en la ruta Madrid-Valencia, 7 entre Madrid y Málaga y Sevilla, y entre 3 y 4 frecuencias diarias el enlace Madrid-Alicante, que se incrementarán en las semanas centrales de verano.

Por otro lado, el objetivo de Ilsa será centrarse en el usuario y su experiencia con un nuevo estándar de servicio con la personalización, digitalización y sostenibilidad. 

Además, Favara cree que una mayor frecuencia en España brinda la oportunidad de potenciar el sector de operadores ferroviarios (Ilsa, Oigo y Renfe) y el sector del mantenimiento de trenes ya que estima que se transportarán 50 millones de pasajeros con la apertura del sector ferroviario. La ayudará a la recuperación económica de España y el PIB”. 

Canon

En cuanto al canon, desde Ilsa defienden que sean inferiores con la liberalización y ha recordado que en Italia, cuando se produjo la liberalización, el “canón bajó mucho”. “El impulso al ferrocarril puede ganar 50 millones de pasajeros y se puede hacer con cánones más bajos”, ha asegurado.

Cabe recordar que a principios de noviembre, los Administradores de Infraestructuras Ferroviarias Adif y Adif Alta Velocidad han presentado a las empresas ferroviarias la propuesta de tarifas de los cánones ferroviarios que se aplicarán en el año 2021.

La propuesta recoge la reducción del 23% de la cuantía unitaria del canon de mínimo de acceso para los trenes de viajeros de larga distancia en líneas de alta velocidad, ante la necesidad de potenciar el tráfico y el proceso de liberalización, teniendo en cuenta los efectos de la Covid-19.