El secretario general y director Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), Diego Lorente, cree que “si hay voluntad política y fondos” el Corredor Mediterráneo será una realidad en 2025, tal y como prometió el ministro José Luis Ábalos recientemente. 

Noticias relacionadas

El Corredor Mediterráneo se erige como infraestructura crucial para acelerar la economía y las inversiones. “Defendemos una infraestructura que discurre por el Mediterráneo pero completa la España radial con la circular”, ha afirmado Lorente durante la cuarta jornada del I Simposio del Observatorio de la Movilidad organizado por EL ESPAÑOL e Invertia.

El Corredor Mediterráneo es una infraestructura ferroviaria (el conjunto de vías, traviesas, catenarias y todo lo necesario para permitir que los trenes circulen a través de ellas) inacabada e incompleta, con más de 20 años de retrasos acumulados en sus obras.

No obstante, “a nivel político, los dos últimos ministros empujaron esta infraestructura. Nos encontramos en un nivel óptimo”, ha asegurado Federico Félix Real, presidente de PRO AVE y vicepresidente de Ferrmed, quien ha defendido que “es una infraestructura vital”. Por eso reclama que se termine. 

Si este corredor ya estuviera abierto el corredor el PIB ya habría crecido un 2,2% y se habrían creado 15.000 puestos de trabajo. Según las previsiones de UE, el transporte de mercancías habría incrementado un 29% gracias a la conexión de aeropuertos y puertos con el tren. También se habría reducido las emisiones de CO2.

Avances

Al hilo de la necesidad de terminar estas obras, los ponentes han recordado la importancia del Movimiento #QuieroCorredor, una iniciativa empresarial y social impulsada por la Asociación Valenciana de Empresarios desde 2016. A través de esta se chequea el avance de las obras y se pide que se culmine ya esta obra que lleva 20 años de retraso. 

Por ejemplo, l variante de Vandellós ha superado la fase en pruebas y ya permite los 200 km/h. Estrenamos septiembre con las operaciones para el aumento de la velocidad máxima de la variante Vandellós-Tarragona del Corredor Mediterráneo completadas. Los trenes que circulen en el trayecto entre L’Ametlla de Mar y los cambiadores de ancho de La Boella ya pueden circular hasta a 200 km/h.