Nadia junto a sus padres.

Nadia junto a sus padres.

Sucesos

El juez del caso Nadia ve indicios de que el padre usó a la niña para pornografía infantil

Los Mossos hallan fotos sexuales en los archivos informáticos de sus padres, que estaban siendo investigados por estafa.

Los Mossos d'Esquadra han localizado fotografías de contenido sexual de la niña Nadia en el material informático que han analizado de sus padres, que han perdido la custodia de su hija acusados de estafar con los donativos para tratar a la menor de la enfermedad rara que aseguraban que sufría.

Tras recibir el informe policial, el juez que investiga el llamado caso Nadia considera que las fotografías sexuales encontradas suponen indicios "claros" de que el padre utilizó a la niña para pornografía infantil.

Los Mossos encuentran fotografías de “carácter sexual” de Nadia

El juez sostiene que este hallazgo no supone una simple sospecha, sino "la constancia y evidencia de claros indicios objetivados de participación de la persona investigada (en este caso el padre) en la comisión de los referidos delitos de provocación sexual y explotación sexual", según el TSJC.

Ante esta situación, el juez ha citado para el próximo viernes 13 de enero a las diez de la mañana a la madre de la niña, Margarita Garau, que está en libertad con cargos, y a las 11.00 horas al padre, Fernando Blanco, que permanece en prisión provisional.

Según han informado a Efe fuentes de la investigación, en el análisis del material informático intervenido en los registros del domicilio y de un comercio propiedad de la pareja, los mossos han localizado varias imágenes de contenido sexual de la menor.

Análisis completo de los ordenadores

El magistrado ha autorizado además a los Mossos d'Esquadra a que registren el contenido de trece lápices de memoria, siete tarjetas de memoria y tres discos duros y otros terminales informáticos de los padres de Nadia que aún estaban sin analizar.

La Policía autonómica han alertado ya de este hallazgo al titular del juzgado de instrucción número 1 de La Seu d'Urgell (Lleida), que mantiene en prisión al padre, Fernando Blanco, y en libertad con cargos a la madre, Marga Garau.

En el registro en el domicilio de la familia en Fígols i Organyà (Lleida), los mossos encontraron el pasado miércoles 7 de diciembre 1.845 euros en efectivo, 32 relojes de gama alta valorados en 50.000 euros, una estilográfica, un ordenador, tres tabletas electrónicas y tres teléfonos móviles, todos de gama alta, así como marihuana.

Según el juez, los padres de Nadia, de la que se investiga si realmente sufría una enfermedad rara, gastaron en fines particulares ajenos al tratamiento de la menor al menos 600.000 de los 918.000 euros que recaudaron en donativos para la niña desde 2008.

El juez ha ordenado en los últimos días varias diligencias para comprobar la veracidad de todos los datos que los padres de Nadia han hecho públicos sobre la niña, entre ellos que sufre una tricotiodistrofia desde su nacimiento, por lo que ha solicitado al Registro Civil de Palma de Mallorca, donde nació la niña, el certificado original de su nacimiento, así como el informe del facultativo que asistió el parto.

El magistrado acusa a los padres de Nadia de perjudicar a la niña, que ahora tiene once años, con métodos que rayan la mendicidad, por no proporcionarle el tratamiento médico adecuado, si realmente está enferma, o por mediatizarla de forma "insostenible", para lograr con la compasión que la beneficencia costeara su "alto nivel" de vida.

Los padres de Nadia, que habían popularizado a su hija con frecuentes apariciones en los medios para pedir fondos para su tratamiento, fueron detenidos el pasado 7 de diciembre por los mossos cuando, según el juez, estaban planeando huir de España.