Detalle del cartel de la campaña

Detalle del cartel de la campaña

Sociedad País Vasco

“Soy una chica con pito”

La Asociación 'Chrysallis' insiste en su campaña y lanza el primer material audiovisual sobre transexualidad infantil pidiendo que se difunda el 17 de mayo, Día contra la transfobia.

La Asociación de familias de menores transexuales 'Chrysallis Euskal Herria' insiste en su campaña para dar a conocer la situación de esos niños con la divulgación ahora de un material audiovisual de carácter didáctico, el primero elaborado sobre esta problemática específica según la presentación del colectivo.

El vídeo, de ocho minutos de duración, recoge imágenes reales de varios menores transexuales presentados por una voz en off que relata la normalidad con la que viven sus vidas. Antes, dos muñecos de playmobil introducen el tema con el siguiente diálogo:

- “(…) Soy una chica con pito”.

- “Eso no puede ser. Mi madre me ha dicho que si tienes pito, tienes que ser un chico “.

- “¿Y tu madre va a saber de mí más que yo?”.

'Chrysallis' subraya que el audiovisual tiene carácter pedagógico y está dirigido a trabajar la idea de la transexualidad con niños y niñas. “El objetivo es mostrar cómo [menores transexuales] viven sus vidas con felicidad porque su identidad es aceptada. Pretende ser una reflexión sobre la transexualidad infantil como un hecho más de diversidad”, explica la Asociación en una nota de prensa.

En ella se invita a centros escolares, ludotecas y bibliotecas a proyectar el vídeo el próximo 17 de mayo, Día contra la transfobia, y lo pone a su disposición y de todas las personas interesadas a partir de este miércoles en su página web.

Este material audiovisual, editado en inglés, castellano y euskera, complementa las fichas didácticas publicadas por 'Chrysallis' el año pasado, que han sido traducidas a ocho idiomas.

Su contenido parte también del ya elaborado en enero pasada para la campaña de publicidad llevada a cabo en las capitales vascas y navarra, que difundió el mensaje de que “hay niñas con pene y niños con vulva” mediante dibujos colgados en las marquesinas de autobuses y otros soportes publicitarios que se hacían eco gráfico de esa situación.

La campaña, financiada de modo altruista por un directivo de banca americano, generó una fuerte polémica en las redes sociales, su censura inicial en Facebook, algunos sabotajes perpetrados contra las vallas publicitarias, y denuncias presentadas ante la Fiscalía pidiendo su intervención. El Centro Jurídico Tomás Moro, con sede en Madrid, asociado al Foro de la Familia, puso en marcha una recogida de firmas pidiendo su retirada y criticó “la publicidad engañosa” de la campaña al asegurar que contradecía “criterios científicos y biológicos.”

Un mes después la plataforma HazteOír. org respondió a la iniciativa de Chrysallis fletando un autobús con el mensaje “Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva. Que no te engañen”.

Nada más iniciar su marcha el vehículo fue inmovilizado en Madrid por la policía municipal y luego por orden judicial y sus promotores cambiaron el eslogan por otro más abierto “¿Los niños tienen pene?, ¿Las niñas tienen vulva?”, que tampoco llegó a completar los recorridos por carretera anunciados ante la indignación y la movilización de los colectivos LGTBI y la intervención de distintas instituciones. La propia 'Chrysallis' denunció a sus organizadores por incitación a la discriminación por razón de identidad sexual y por presunto delito de lesión a la dignidad de las personas.