La reina Letizia, en el aniversario del diario Expansión en febrero.

La reina Letizia, en el aniversario del diario Expansión en febrero. Gtres

Sociedad

Un pendiente antimaltratadores: el proyecto contra la violencia machista que quiere conocer Letizia

La reina recibe a una asociación extremeña que desarrolla un dispositivo de auxilio camuflado en complementos.

El repunte de la violencia machista en España ha abierto un debate sobre los mecanismos de prevención y protección que existen. Los partidos están evaluando si las 19 mujeres asesinadas por sus parejas y ex parejas en los dos meses y medio que llevamos de año -más de 870 desde 2003- obligan a replantearse por completo las políticas que se vienen aplicando. La monarquía no es ajena a este debate y también se implica en la medida de sus posibilidades.

La reina Letizia recibe este jueves a una asociación de Extremadura que plantea una solución novedosa: la creación de una alarma personal que se puede ocultar en los pendientes o cualquier complemento y que se activa discretamente si la víctima percibe riesgo de agresión.

La llamada de la reina ha sido una sorpresa para la asociación ALMA contra la violencia de género de Badajoz. Gregorio Gómez es su secretario y director del llamado Dispositivo de Auxilio, que desarrolla junto a la Escuela de Ingenierías Industriales de la Universidad de Extremadura y el apoyo de un puñado de empresas. ALMA escribió una carta a la Casa Real explicando el proyecto. Letizia lo conocerá de primera mano este jueves en el Palacio de la Zarzuela.

“Es un encuentro muy importante para lograr financiación y conseguir sacarlo adelante”, dice Gómez a EL ESPAÑOL. “Tenemos un prototipo, pero no tiene el tamaño adecuado. Necesitamos fondos. Hay mucho trabajo todavía”.

Sin conocimiento del maltratador

El sistema de ALMA es un pequeño dispositivo electrónico que se camufla en un pendiente, broche o collar sin conocimiento del maltratador. La idea es que la mujer pueda activar el botón de socorro ante una posible agresión. El dispositivo envía una señal de alerta a un centro de control con una localización precisa de la víctima. Gómez también quiere que sea capaz de grabar la voz del agresor.

El plan incluye la figura de un 'socorrista anónimo', que es una persona del entorno de la mujer que recibe también el aviso y tiene la función de intervenir para ganar tiempo mientras llegan las fuerzas de seguridad. A veces, dice Gómez, una simple llamada al timbre puede frenar al maltratador.  

“Queremos ofrecerlo a todas las mujeres, hayan puesto denuncia o no”, dice. “Pero el dispositivo es sólo una parte del trabajo. A las víctimas de maltrato hay que darles seguridad y una atención psicológica paulatina para que no se echen atrás para denunciar, como ocurre ahora muchas veces”.

ALMA dice que las opciones de protección que se ofrecen actualmente a las mujeres son escasas. Gómez asegura que apenas se reparten 800 pulseras para vigilar las órdenes de alejamiento dictadas por los jueces. En España hay unas 160.000 denuncias por violencia de género cada año.

Gómez cifra el coste para desarrollar el proyecto en unos 300.000 euros, de los que han recaudado unos 115.000. El precio de los dispositivos sería de 175 euros si puede conectarse al teléfono móvil de la mujer y 350 si no es posible la conexión. ALMA quiere fabricarlos y venderlos al Estado como una medida de protección más. El precio incluye un recargo de unos 20 euros que serviría para financiar cooperativas que den trabajo a mujeres que lo necesiten.

“Nuestro dispositivo es un apoyo más, una herramienta más”, explica. “Pero para fabricarlo necesitamos servidores, líneas, tarjetas SIM y una adaptación personalizada para cada víctima. No es tan fácil”.

La central de alarmas

Una de los flecos pendientes si finalmente el proyecto sigue adelante es la ubicación de la central de alarmas. La duda es si debería gestionarla la Policía o empresas de seguridad privada. Gómez cree que en los pueblos lo más lógico es que lo controle la Guardia Civil o la Policía Local, mientras que en las ciudades habría que estudiar el sistema. A la reunión con la reina acudirán representantes de la Policía Nacional y la Guardia Civil.

ALMA tiene unos 40 colaboradores y desarrolla su labor principalmente en Extremadura, pero también en otras comunidades autónomas. Además del proyecto del Dispositivo de Auxilio, la asociación organiza talleres en la cárcel y sobre todo en zonas rurales, donde las víctimas encuentran muchas veces más dificultades para denunciar a sus agresores.