Si nada cambia en las próximas horas, se acabaron los debates antes de las elecciones del próximo 4 de mayo. Podemos y Más Madrid han anunciado que no volverán a sentarse con Vox, después de la bronca entre Rocío Monasterio y Pablo Iglesias, que ha abandonado el plató de la Ser tras dudar la candidata de Vox de las amenazas de muerte recibidas por Iglesias. . 

De hecho, La Sexta y TVE ya han anunciado que cancelan sus duelos electorales previstos para el 26 y 29 de abril, respectivamente. "Tras la negativa de varios candidatos a mantener nuevos debates y tras lo ocurrido este viernes en la campaña electoral, la Sexta ha decidido cancelar el debate del lunes 26", indica la cadena privada en su perfil de Twitter. 

"El debate electoral previsto para el 29 de abril se ha cancelado debido a la anunciada ausencia de varios candidatos y para no perjudicar la obligada proporcionalidad y neutralidad de RTVE", dice el comunicado de RTVE.

"Se acabaron los debates con la ultraderecha. Los demócratas no podemos legitimarles sentándonos con ellos. La democracia está amenazada, sería una tragedia un gobierno de Vox y PP en la Comunidad de Madrid y la mayoría social demócrata va a dar una lección a la extrema derecha en las urnas", ha dicho Pablo Iglesias después de lo sucedido en la Cadena Ser. 

Poco antes, la candidata de Más Madrid también anunciaba en Twitter que no habría más debates con la ultraderecha. "Lo ocurrido en #DebateSER es intolerable. Esta ultraderecha es incompatible con la democracia. A día de hoy no se dan las condiciones para celebrar más debates. Este #4M conformaremos un gobierno decente, verde y feminista en la Comunidad de Madrid", ha escrito la candidata.

También Íñigo Errejón, líder de Más País, había señalado la misma intención: "No hay condiciones para debatir así. No más shows regalados a la extrema derecha. Este ha sido el último. A barrerlos en las urnas". 

Tras abandonar el debate, Pablo Iglesias ha mostrado su condena que "ante una amenaza real diha¡¡gan que no me aproveche de ello". "Si un dia me pegan un tiro dirán que me aprovecho para la campaña. Me han amenazado a mí y a mi familia y lo unico que pedi a la señora Monasterio es que se retratara de las declaraciones poniendo en duda las amenaza", ha dicho.

Sobre la salida del resto de candidatos del debate, ha destacado que "ya era hora que alguien hiciera esto, celebro que se hayan juntado". "Hay que acabar con el blanqueamiento de la ultraderecha. Es gravísimo que haya una fuerza política en España que ponga en cuestión la amenaza. A mí ahora ya no me llaman rojo, me llaman chepudo y rata asquerosa, en un calco de la estrategia de desumanización como hacían los nazis".

Bal irá a "todos los debates"

Por su parte, el candidato de Ciudadanos a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Edmundo Bal, ha aseverado que irá a "todos los debates" porque es necesario presentar propuestas a los madrileños aunque se "quede solo".

Asimismo, ha pedido a Pablo Iglesias, Ángel Gabilondo y Mónica García no caer "en la 'performance' que es lo que hace Vox" y entiende que al levantarse de la mesa de debate de la Ser le hicieron "el juego" por no confrontarla en la mesa con argumentos.

"No estoy dispuesto a que se retroalimenten los extremos. El día 4 votaremos, pero el cabreo se quedará y el enfado de quedará. Así no vamos a avanzar ni en Madrid ni en España. Esto no es bueno", ha insistido Bal, quien ve un "error" que la izquierda se levantara de la mesa porque este espacio "donde reina la palabra" es el "símbolo de la concordia".