Las fiestas ilegales y los botellones no cesan en Madrid en plena tercera ola de contagios y 45 muertos en las últimas horas en la región. La Policía Municipal ha intervenido sólo durante este fin de semana 418 fiestas ilegales domicilios y locales de ocio por incumplimientos de la normativa antiCovid, 80 de ellas el viernes, 170 el sábado y 168 el domingo.

En algunas de estas fiestas había un número de personas superior al permitido y no se usaban mascarillas ni otras medidas de seguridad, han informado a Europa Press fuentes del Área de Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento que dirige Inmaculada Sanz.

66 personas en un almacén

Una de las más intervenciones más destacadas fue el desalojo en la noche del sábado al domingo de una fiesta ilegal en un almacén con 66 personas en el interior, de los que 11 eran menores, en el distrito Centro, junto a la plaza de Ópera. Estas personas fueron denunciadas por varios incumplimientos de la normativa sanitaria, además de por tenencia de sustancia estupefaciente.

Restaurante de Chamberí 

La Policía Municipal canceló otra fiesta ilegal, que se celebraba en un restaurante de la calle Covarrubias, en el distrito de Chamberí, donde descubrieron 16 personas escondidas y formularon 32 propuestas de sanción por saltarse el toque de queda y por no mantener la distancia de seguridad, han indicado las mismas fuentes.

Además, este fin de semana los agentes municipales madrileño han realizado un total de 450 propuestas de sanción por botellones (consumo de alcohol en vía pública) y han multado a 1.055 personas por estar en la calle pasada la hora permitida.

Menos restricciones

A partir de este jueves, la Comunidad de Madrid flexibilizará las restricciones si se mantiene la tendencia de descenso de contagios. Se retrasará el toque de queda a las 23:00 horas y permitirá un "cierre flexible" de la hostelería, es decir, deberá cerrar antes de la limitación horaria de movilidad y no podrá aceptar más clientes desde las 22. Este cierre flexible afectará también a cines, teatros y espacios similares. 

Se mantiene la limitación de cuatro personas por mesa en el interior y seis en terraza y continuarán prohibidas las reuniones de no convivientes en domicilios.