El Plan de Emergencias Invernales del Ayuntamiento de Madrid presentado por el alcalde, José Luis Martínez Almeida, el 7 de enero no contemplaba como estrictamente necesario dotar a los camiones de bomberos de cadenas para las ruedas. El propio documento del plan de actuación ante Filomena así lo refleja: “Se realizará revisión de la disponibilidad de cadenas en aquellos vehículos que no dispongan de neumáticos de invierno (neumáticos M+S). Se informará a la Central de que los vehículos no disponen ni de cadenas ni de neumáticos de invierno”.

Noticias relacionadas

Los citados neumáticos de invierno no resultaron efectivos como se pudo ver el pasado sábado 9 de enero, cuando algunos puntos de la capital sobrepasaban los 40 centímetros de nieve.

Y llegó el caos que nadie se esperaba, ni siquiera el Consistorio, totalmente impotente ante una nevada no vista desde 1904. El Plan asegura que a partir de los tres centímetros de nieve, Madrid tiene problemas de movilidad. Las escenas vistas hace dos semanas dan fe de ello: conductores que abandonaron sus coches, rescates imposibles y gente que no podía llegar a un hospital. El 112 atendió más de 84.000 llamadas ese día.

Sin embargo, el plan para los bomberos de Madrid, uno de los pilares de los servicios de emergencia, no incluía cadenas para todos los vehículos de la flota. “Los vehículos de renting [aquellos que no son camiones como tal] están equipados con neumáticos M+S (sustitutivos de cadenas) en las ruedas de tracción”, explica el documento. Al mismo tiempo, el Ayuntamiento decretaba que todos los vehículos particulares debían usar cadenas de forma obligatoria.

Una nota interna del propio cuerpo de bomberos emitida el día 5 de enero también preveía la necesidad de tener cadenas disponibles para atender emergencias, según ha adelantado la Cadena Ser. Sin embargo, los camiones no pudieron apenas salir por el temporal mientras las llamadas colapsaban el 112.

Los citados neumáticos M+S (mud+snow, barro y nieve en inglés) de poco sirven ante un temporal como Filomena. Para estas situaciones extremas es necesario usar cadenas o, en su defecto, neumáticos 3PMSF (siglas inglesas de tres picos de montaña y un copo de nieve), algo que ni venía contemplado en el plan del Ayuntamiento. 

En el caso poco probable, pero posible, de incendio en una vivienda, los bomberos no hubieran podido actuar con rapidez. ¿Y si hubiese explotado un edificio en la calle Toledo en plena nevada?