Explosión de un edificio en la calle Toledo, en el centro de Madrid

Explosión de un edificio en la calle Toledo, en el centro de Madrid

Madrid

La instalación de gas del edificio de la explosión en Madrid pasó sin fallos su última revisión hace 1 año

Este tipo de revisiones se realiza cada cinco años. El reventón ha dejado, por el momento, tras fallecidos, un desaparecido y 11 heridos.

20 enero, 2021 21:04
Carlos Frías Brais Cedeira

Noticias relacionadas

Una explosión en un edificio del centro de Madrid ha dejado en la tarde de este miércoles al menos tres muertos y 8 heridos de distinta gravedad. Las primeras pesquisas apuntan a que se habría producido por un reventón de gas.

Según ha podido saber EL ESPAÑOL, la instalación del inmueble, situado en el número 98 de la calle Toledo, pasó la última revisión de su instalación hace justo un año, en enero de 2020. Este examen se realiza cada cinco años, y la última vez no se detectó ningún fallo. 

Este periódico ha preguntado a la Archidiócesis de Madrid por el estado de las calderas del edificio, a lo que han respondido que "tenían todas las revisiones en regla".

Fuentes del Ayuntamiento especifican que los tres fallecidos son varones. En un primer momento se apuntó que una de las fallecidas es una mujer de 85 años aunque Emergencias ha rectificado este extremo. De las otras dos personas se desconocen las edades, aunque una de ellas es un hombre.

Entre los heridos más significativos hay un varón de 26 años en estado grave, con una fractura de tobillo y un golpe en la zona lumbar que ha sido trasladado al Hospital La Paz. Otro señor, de 53 años, ha sido derivado al Ramón y Cajal al sufrir un traumatismo craneoencefálico. 

Hay por lo menos 11 heridos de diversa gravedad. En el colegio y la residencia de ancianos adyacentes no ha habido víctimas por el momento. Los efectivos policiales y de Emergencias han estado realizando labores de retirada de escombros por si hubiese más víctimas del estallido. Un portavoz de Bomberos ha confirmado que la situación está controlada.

Demolición

La demolición controlada de las plantas superiores del edificio siniestrado comenzarán este mismo jueves a primera hora, ha avanzado el delegado de Desarrollo Urbano, Mariano Fuentes.

Así, ha detallado que acudirán grúas a las 8 horas para empezar la demolición de lo que queda en pie del número 98 de la calle Toledo. Hay que realizar esta operación "muy poco a poco" porque no se puede hacer desde dentro ante la imposibilidad de pisar esas plantas.

El alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida, ya había avanzado que estas plantas "tendrían que ser objeto de un derrumbe controlado". Además, los bomberos tendrán que revisar la pared medianera con la residencia de ancianos colindante, en la que nadie ha resultado herido.

Martínez-Almeida ha asegurado que "esta tragedia podría haber tenido una magnitud más considerable" al estar también al lado de un colegio. No había alumnos ya que el paso de la borrasca 'Filomena' había desaconsejado que acudieran a los alumnos.

Hospital de campaña

El alcalde Martínez Almeida, ha confirmado en declaración a los medios la muerte de dos de esas tres personas. Varios de los presentes en el inmueble afectado y los edificios colindantes han sido atendidos de gravedad en un primer momento en el hospital de campaña que se ha instalado cerca del lugar de la explosión.

En esa ubicación se encuentra la parroquia de la Virgen de la Paloma y San Pedro el Real. Según informan fuentes municipales a este periódico, en las últimas horas varios operarios trabajaban en la revisión de las calderas del inmueble. Eran tres las personas que se encontraban realizando esa labor.

Las mismas fuentes apuntan que todos ellos eran familiares, que uno de ellos ya ha sido rescatado y que se trabaja para socorrer a los otros dos. 

Según la web de la parroquia, el edificio afectado por la explosión incluye los despachos, un centro de acogida de Cáritas, ocho salas de reuniones, un salón y tres viviendas para sacerdotes. Pedimos que recéis por que no haya víctimas. Se trata del edificio empleado como vivienda por los sacerdotes de la parroquia.