Carlos Frías Brais Cedeira

Al menos tres personas han fallecido a causa de la fuerte explosión que se ha producido a principios de esta tarde en un edificio situado en el centro de Madrid. Según fuentes policiales avanzan a EL ESPAÑOL, las víctimas son tres varones, dos de ellos de alrededor de 45 años de edad. El tercero tenía 35.

El fuerte estallido se ha producido al filo de las tres de la tarde en el número 98 de esa importante arteria de la capital. En esa ubicación se encuentra la parroquia de la Virgen de la Paloma y San Pedro el Real.

Según informan fuentes municipales a EL ESPAÑOL, en las últimas horas varios operarios trabajaban en la revisión de las calderas del inmueble. Eran tres las personas que se encontraban realizando esa labor. Uno de ellos se dio en un primer momento por desaparecido, pero finalmente se ha confirmado que es uno de los fallecidos. El edificio ha quedado completamente destrozado.

Así lo ha indicado en una entrevista en la 'cadena Ser' recogida por Europa Press el delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco. Por tanto, ya no se buscaría a ningún desaparecido, como se barajaba hasta ahora. De todas formas, una vez que los Bomberos lo permitan, entrarán los perros de la Policía Nacional entrarán para comprobarlo.

Al menos otras 11 personas resultaron heridas, según fuentes del Ayuntamiento de la capital, aunque fuentes policiales rebajan la cifra a 8.

Desde el Ministerio del Interior se indicó en un primer momento que entre los fallecidos había una mujer de 85 años, pero finalmente tanto la Policía Nacional, como la Delegación del Gobierno y el Ayuntamiento especificaron que los tres fallecidos eran varones. Emergencias también ha rectificado este extremo. 

Revisión en la caldera

El estallido de una caldera en revisión podría ser la causa de la explosión cuyos efectos se han dejado sentir este miércoles en los alrededores. Uno de los fallecidos se encontraba revisando ese sistema, manipulando el gas, cuando se produjo el accidente. Las mismas fuentes apuntan que todos los operarios eran familiares.

Entre los heridos más significativos hay un varón de 26 años en estado grave, con una fractura de tobillo y un golpe en la zona lumbar que ha sido trasladado al Hospital La Paz. Otro señor, de 53 años, ha sido derivado al Ramón y Cajal al sufrir un traumatismo craneoencefálico. 

Hay por lo menos 11 heridos de diversa gravedad. En el colegio y la residencia de ancianos adyacentes no ha habido víctimas por el momento. Los efectivos policiales y de Emergencias están realizando labores de retirada de escombros por si hubiese más víctimas del estallido. Un portavoz de Bomberos ha confirmado que la situación está controlada.

Varios de los presentes en el inmueble afectado y los edificios adyacentes han sido atendidos de gravedad en un primer momento en el hospital de campaña que se ha instalado cerca del lugar de la explosión.

Según la web de la parroquia, el edificio afectado por la explosión incluye los despachos, un centro de acogida de Cáritas, ocho salas de reuniones, un salón y tres viviendas para sacerdotes. Pedimos que recéis por que no haya víctimas. Se trata del edificio empleado como vivienda por los sacerdotes de la parroquia.

Los 55 usuarios de la residencia La Paloma, ajena al edificio que ha sufrido una explosión en la calle Toledo de Madrid, están siendo trasladado a la residencia Pontones, según informó la vicealcaldesa, Begoña Villacís.

El colegio concertado La Salle La Paloma está siendo ya inspeccionado por los técnicos del Ayuntamiento de Madrid, y los alumnos continuarán esta semana con clases on line hasta que se puedan evaluar los daños estructurales. Si fuera necesario otra ubicación porque hubiera daños estructurales en el edificio, el colegio buscaría alternativas para estos alumnos, informa el Consistorio.

Es el Samur Social quien se encarga de efectuar el traslado y también el servicio que ha mantenido informados de la situación a los familiares. También se ha derivado a una familia con un menor a un recurso municipal en la calle Hermanos Álvarez Quintero.

Los servicios de rescate presentes en la zona tratan de localizar a una persona más. Todavía hay llamas en el interior del edificio y algunas fuentes policiales advierten del riesgo de derrumbe de lo que queda del edificio.

La Policía Nacional, los Bomberos y el servicio de Emergencias de la Comunidad de Madrid se encuentran evacuando ya a los ancianos que se encontraban en la residencia de ancianos contigua al edificio en el que han tenido lugar los hechos.

Todos ellos fueron trasladados de forma provisional al hotel Ganivet, un inmueble que se encuentra justo en la acera de enfrente al lugar de la explosión y cuyas cristaleras se han visto también afectadas por la onda expansiva.

Vehículos afectados

 La onda expansiva ha devastado las tres últimas plantas del edificio donde se ha producido la explosión. Las primeras imágenes, que dejaban entrever un edificio totalmente destrozado, han sido colgadas en las redes sociales por varios usuarios. 

Como consecuencia de la explosión hay un edificio que está ardiendo, numeros vehículos afectados en las inmediaciones.

A las 15.20 horas de la tarde la Policía pedía a los vecinos de la zona que se retirasen de los alrededores de la calle porque podrían producirse más explosiones. 

La iglesia actual, inaugurada en 1912, se alza sobre el solar de la primitiva capilla levantada a finales del siglo XVIII. Ésta fue derribada en el año 1896 y sustituida por un edificio de estilo neomudéjar, con algunos elementos neogóticos.