La Comunidad de Madrid ha publicado en el Boletín Oficial regional las nuevas restricciones que el Ministerio de Sanidad ha implantado para frenar el avance de la pandemia de la Covid-19.

Noticias relacionadas

El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, ha asegurado que no prohibirán el uso de los parques infantiles en la orden que recogerá las medidas establecidas por el Ministerio de Sanidad, ya este las autoriza.

"Los parques infantiles sí se van a poder utilizar con esta orden", ha aclarado Escudero en la rueda de prensa donde ha informado de la entrada en vigor, a partir de las 22.00 horas de este viernes, de las nuevas medidas, junto al consejero de Justicia, Interior y Víctimas, Enrique López. 

Sin embargo, Escudero defendió este pasado jueves la conveniencia de cerrarlos como medida para “evitar la concentración de personas” y frenar la propagación del coronavirus. El cierre de los parques infantiles es una de las restricciones que la Comunidad de Madrid ha impuesto a 45 áreas sanitarias con alta incidencia de la pandemia.

Las multas en los municipios madrileños serán informativos hasta que las medidas sean ratificadas por la autoridad judicial.

No es obligatorio

La orden emitida por el Ministerio de Sanidad con las restricciones que deben aplicar las Comunidades Autónomas en los grandes municipios con una alta incidencia de coronavirus -según los criterios fijados- no incluye la obligación de cerrar los parques infantiles de uso público, a pesar de que sí figuraba en el borrador que llevó el ministro de Sanidad, Salvador Illa, al plenario del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS).

Dicho documento explicaba que "la suspensión de la actividad de parques infantiles procura evitar la interacción en grupos mayores de 6 personas y evitar aglomeraciones, que en dichos espacios pueden contribuir a la mayor transmisión del virus".

Por su parte, la Comunidad de Madrid había establecido esta medida en las zonas básicas de salud restringidas, que ahora decaen en todos los municipios de más de 100.000 habitantes.