En el skatepark de Madrid Río la gente sólo desaparece cuando empieza a jarrear. El final del verano comienza a hacer de las suyas y, cuando descarga, se termina la función. Pero, por lo demás, nada cambia, todo continúa sobre ruedas. Aunque en esa zona básica de salud en la que se encuadra Matadero y las pistas deportivas de alrededor, Chopera, hay 821 positivos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días.

Noticias relacionadas

Al otro lado del Manzanares, en cambio, la vida se ha revolucionado. Desde el lunes 21 nada será igual. En Las Calesas, a tan sólo un puente de distancia, una de las 37 zonas seleccionadas, no podrán salir de su perímetro en, al menos y como mínimo, 14 días. Sólo podrán salir para trabajar, estudiar o por fuerza mayor.

La diferencia: que en este área su número es ligeramente superior, 1.324.

¿Qué es lo que cambia ese puñado de números? Todo. Las rutinas, los trabajos, los quereres. Y tan sólo porque la situación, que ya está desbordada a lo largo y ancho de la comunidad, es tan sólo un poquito más grave.

La presidenta Ayuso ha situado la barrera para la restricción en una incidencia acumulada de 1.000. Puede parecer una cifra alarmante, pero es prácticamente marciana. Porque el criterio establecido por el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades -el organismo comunitario al cargo- sitúa el umbral de “alto riesgo” en una incidencia acumulada igual o superior a los 120 casos por cada 100.000 habitantes durante los últimos 14 días. Madrid ya va mucho más allá.

Así, en plena segunda oleada, lo único que comparten ambos vecinos de Madrid, el de Chopera y de Las Calesas, es que las reuniones sociales, para todos, se reducen hasta un máximo de 6 personas desde el lunes. Independientemente de dónde vivas.

Madrid Río continúa abarrotado. Esteban Palacios EL ESPAÑOL

Diferentes “altos riesgos”

Por lo demás, nada es igual. Las 37 zonas básicas de salud, en las que vive el 13% de la población de toda la Comunidad de Madrid -esto es, casi un millón de personas: 850.000-, se convertirán en burbujas. Para el 87% restante, ninguna restricción: tan sólo poder reunirse con menos gente. La asimetría y la desproporción es total. La manera de atajar el avance de la pandemia en todo el territorio es que sólo ellos vean afectados sus movimientos.

El pistoletazo de salida para esta nueva normalidad es en apenas 72 horas. Y, desde entonces, en esas pequeñas zonas repartidas entre Madrid capital, Fuenlabrada, Humanes, Moraleja de Enmedio, Parla, Getafe, San Sebastián de los Reyes y Alcobendas- la rutina se altera por completo.

Se restringe la movilidad -no se podrá salir ni entrar de ellas excepto para ir al médico, al trabajo o a clase, además de por causas de fuerza mayor-, pero se podrá pasear dentro de ese perímetro, los comercios y la hostelería abrirán, aunque cerrarán a las 22 horas y su aforo se bajará al 50%. Los bares y restaurantes, además, se quedan sin servicio en barra y las mesas estarán limitadas a 6 personas.

En los centros de enseñanza no reglados, como academias o autoescuelas, el aforo también se reduce al 50% y la actividad presencial se limita a grupos de 6 personas máximo y con las oportunas medidas de distancia de seguridad. Se podrá salir a hacer deporte, tanto en interior -gimnasios, instalaciones deportivas diversas- como en exterior, pero, de nuevo, siempre que no se supere el 50% del aforo y en grupos de máximo 6 personas.

Para los lugares de culto, el aforo se reduce a un tercio. En los velatorios podrán estar un máximo de 15 personas en espacios al aire libre y 10 personas en el caso de ser lugares cerrados. Los parques y jardines, eso sí, se cierran.

Isabel Díaz Ayuso anuncia las restricciones de movilidad en Madrid EFE

“Madrid, peor que Israel”

¿Es esto suficiente para detener el avance del virus SARS-CoV2? Parece que no. El doctor Juan Ramón Villalbí, miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS), argumenta en conversación con EL ESPAÑOL que la batería de medidas anunciadas este viernes “son las mismas cosas que se han hecho en otras comunidades autónomas pero antes de llegar a situaciones tan extrema como la que vive Madrid”.

“En Madrid se molestó menos a la gente en junio y julio en cuanto a controles y se le han disparado mucho los casos”, explica. “La situación de Madrid es peor que la de Israel, que han cerrado. Veremos si son suficientes”, suspira.

El portavoz de la Sociedad Española de Epidemiología, Joan Caylà, considera, en una charla con este diario, que, independientemente de lo que haya hecho Ayuso este viernes, “estamos en una situación crítica”. “España tiene la incidencia más alta de europa y Madrid es la capital europea con mayor incidencia, y además es muy elevada. Cuesta entender cómo se ha podido llegar a esta situación”, ahonda.

La clave, para Caylà, residen en la “falta de autocrítica” del Ejecutivo regional y, “sin duda” en las limitaciones en los estudios de contactos, la Atención Primaria con pocos recursos y poco coordinada, el bajo cumplimiento de cuarentenas y de aislamientos, las reuniones sociales sin mascarillas y la poca conciencia de la gravedad de la pandemia, entre otros.

En la misma línea se muestra Villalbí, para quien el hecho de que en reuniones con amigos o familiares las mascarillas no estén presentes es clave. “Las medidas de Ayuso seguro que ayudan a reducir el riesgo de contagio, pero si conseguirán frenar suficientemente el virus… habrá que ver”. “En diez días tendremos indicios”.

“Confinar Madrid es mucho más brutal que hacerlo en parte”, alega el miembro de SESPAS. Pero no es un escenario a descartar, en su opinión: “Hay actividades que están restringidas y que se podrían restringir más”.

Qué es un área básica

Un área básica de salud, un término que hace referencia al territorio que depende de un mismo equipo médico de atención primaria, es significativamente más pequeña que un barrio. Recoge un puñado de calles. Para hacernos una idea: Madrid se divide, administrativamente, en 21 distritos que, a su vez, se subdividen en 131 barrios. Pero en la comunidad hay casi 300 zonas básicas de salud.

De igual modo, y de acuerdo al glosario de términos de la página web del Ministerio de Sanidad, un área de salud es "aquella circunscripción administrativa que agrupa un conjunto de centros y de profesionales de atención primaria bajo su dependencia organizativa y funcional". Hay que tener en cuenta que en un mismo barrio pueden coincidir varias zonas sanitarias.

Las que se han visto restringidas en Madrid son aquellas que tienen una incidencia acumulada de más de 1.000 casos positivos por cada 100.000 habitantes. "Lo que hemos detectado es que hay 37 áreas en toda la Comunidad de Madrid donde la incidencia es muy superior. Estamos hablando de 1.000 contagios por 100.000 habitantes, una cifra gravísima. Nos vemos en la obligación de tomar una serie de medidas para contener la propagación del virus", arguyó Ayuso.

Angela Merkel, en Alemania, situó el límite en que si una ciudad tiene más de 50 casos por cada 100.000 habitantes en siete días o más de 100 por cada 100.000 habitantes en dos semanas, será considerada de alto riesgo y podrá estudiarse el confinamiento. Echen cuentas.