Valencia

Carlos Fabra también acudió al empresario Enrique Bañuelos cuando se vio en apuros. Le pidió un préstamo de un millón de euros en el mes de mayo de 2012 con su casa como garantía. Un mes después le insistió: "Confío plenamente en tu apoyo, que hoy para mí es fundamental". Este nunca respondió por escrito. Pero el político se mostró muy agradecido meses después. "Te reitero mi agradecimiento perpetuo por tu ayuda a la resolución de mis problemas", le escribió Fabra en septiembre. Pero los investigadores solo hallaron un abono de 300.000 euros que no será investigado.

Noticias relacionadas

Las "cartas" remitidas por Fabra al empresario inmobiliario -que ese año llegó a aparecer en la lista Forbes- forman parte de un informe de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal de la Policía Nacional (UDEF) al que ha tenido acceso EL ESPAÑOL. El mismo se encuentra en el sumario del nuevo caso contra el expresidente de la Diputación de Castellón con el PP, procesado junto a familiares y amigos por, presuntamente, ocultar su patrimonio para no hacer frente a sus obligaciones con el Estado.

Enrique Bañuelos no es uno de ellos. Ni está procesado ni fue siquiera imputado. Pero los agentes especializados en delincuencia económica investigaron movimientos entre ambos al incautarse de las conversaciones. "Según una carta intervenida con fecha 08/05/2012, dirigida por Carlos Fabra Carreras a Enrique Bañuelos, el primero le solicita un préstamo de 1.000.000 de euros", recoge el informe.

El mismo precisa que le propuso como garantía "mi residencia en Oropesa del Mar, Playetas de Bellver, Urbanización privada", valorada por el político en "entre 2,5 y 3 millones de euros". "Señala que la vivienda no estaría embargada al estar a nombre de sus hijos, y que, si transcurridos cinco años no hubiera devuelto el préstamo, le entregaría la vivienda, para lo cual aportaría un documento firmado con poderes de sus cuatro hijos", precisa la UDEF.

Este sistema es el que finalmente sí utilizó el presidente de Pamesa y del Villarreal CF, Fernando Roig, para auxiliar al político. En su caso el préstamo hipotecario sobre dicha vivienda fue de 1,4 millones. Después le brindó 300.000 euros más, tal y como reconoció el propio empresario en su declaración ante el juez.

"Profundamente preocupado"

Carlos Fabra insistió desesperado a Bañuelos, según la UDEF. "Más adelante, en fecha 12/06/2012, Carlos Fabra Carreras, a través de correo electrónico y haciendo referencia a una conversación telefónica de hace 25 días, indica que la persona de confianza de Enrique Bañuelos, 'el Sr. Bonilla', no ha establecido contacto, por lo que Carlos Fabra se encuentra 'profundamente preocupado'". "Confío plenamente en tu apoyo, que hoy para mí es fundamental", le habría suplicado Fabra. Según la Policía Nacional, Bañuelos le respondió al día siguiente "aportando nuevamente su número de teléfono".

"Finalmente, en la citada carta de 10/09/2012 en la que Carlos Fabra ofrece a Enrique Bañuelos invertir en proyectos urbanísticos, señala que 'te reitero mi agradecimiento perpetuo por tu ayuda a la resolución de mis problemas'", recoge la UDEF. La unidad contra la delincuencia económica interpreta al respecto que, "a tenor del literal de la documentación analizada, resultaría que en el periodo comprendido entre el 12/06/2012 y el 10/09/2012, Enrique Bañuelos habría realizado algún acto que habría aliviado la situación económica de Carlos Fabra".

Los investigadores, según recoge el mencionado informe, descubren un abono a favor de Borja Fabra, hijo del político, de 300.000 euros. Lo concedió Miguel Valldecabres Polop, empresario que la UDEF vincula con Bañuelos, el 4 de julio de 2012 -antes del sentido mensaje de agradecimiento del político a Bañuelos-. Pero no debieron resultar pruebas concluyentes, ya que ni el juez ni el fiscal han incidido en este préstamo en sus informes posteriores.

"Muchísimo dinero" con Astroc

Otro aspecto llamativo de las conversaciones entre ambos es el pasaje en el que Fabra traslada a Bañuelos que le hizo ganar "muchísimo dinero con la compraventa de las acciones de Astroc". Se trata de la inmobiliaria del propio Bañuelos, que creció como la espuma en bolsa y se pegó un gran batacazo con la crisis del ladrillo.

Su devenir lo resumió muy bien la propia UDEF: "El grupo Astroc fue una empresa cotizada del sector inmobiliario que en el año 2007 sufrió una caída relevante de su valor en bolsa, que derivó en la apertura de diligencias judiciales en la Audiencia Nacional contra Enrique Bañuelos por presuntos delitos de maquinación para alterar el precio de las cosas y uso de información privilegiada".

Contenido exclusivo para suscriptores
1€ primer mes
Accede a todo el contenido de EL ESPAÑOL por 1€ el primer mes, y después 6,99€ Sin permanencia

O gestiona tu suscripción con Google

¿Qué incluye tu suscripción?

  • +Acceso limitado a todo el contenido
  • +Navega sin publicidad intrusiva
  • +La Primera del Domingo
  • +Newsletters informativas
  • +Revistas Spain media
  • +Zona Ñ
  • +La Edición
  • +Eventos
Más información