Málaga

La liberación del agrónomo español Jesús Quintana García, director para las Américas de la Alianza de Biodiversity International y el Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT), el pasado lunes fue "un sueño" para su familia. 

Noticias relacionadas

"Todo empezó como una pesadilla, pero se ha solucionado". Su hijo mayor, Jesús, ha comparecido este miércoles para agradecer la eficacia de la operación que consiguió liberar a su padre apenas dos días después de ser secuestrado en el Valle del Cauca.

La familia recibió la noticia del secuestro por diversos medios, pero en todo momento la tomaron con cautela: "Hasta que no recibimos las noticias desde Colombia intentamos mantener la calma". Las primeras horas fueron "un remolino de emociones", sobre todo por no saber "cómo contárselo a los abuelos. Fueron momentos de angustia".

El hijo de Quintana ha afirmado que esperaban que el secuestro "fuera de varios meses, pero ha sido todo muy rápido", a la vez que confirmaban que su padre ha estado "en condiciones muy básicas pero dignas".

Igual que con el secuestro, las noticias de la liberación las tomaron con cautela hasta tener la confirmación oficial. Con la mirada puesta en las próximas fiestas, Jesús ha confirmado que su padre tenía previsto volver por Navidad pero que quieren "que vuelva cuanto antes mejor" para poder verlo tras el secuestro.

Según la Policía Nacional: "La investigación sigue abierta, por lo que aún hay detalles que no se han desvelado". El secuestro fue llevado a cabo por una guerrilla que seleccionó al español "al azar". Quintana se dirigía de un departamento a otro y según la Policía "hay guerrillas que realizan controles aleatorios" en zonas con poca o ninguna presencia de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad colombianos.

El protagonismo de la Policía Nacional en esta operación se debe, también a la buena comunicación entre instituciones internacionalmente: "Ha sido primordial la participación de la división de emergencia consular del Ministerio de Exteriores", han confirmado desde la Policía.

En este tipo de operaciones, los secuestradores evitan contactar con las autoridades colombianas: "Tratan de ponerse en contacto con la familia o conocidos en el país de origen". En este caso, no consiguieron hablar con la familia, pero sí dieron con el círculo de Quintana. 

Desde la Policía Nacional han declinado dar información sobre la negociación o el posible pago de un rescate económico. En cualquier caso, sí han confirmado que "ha trabajado un amplio equipo: toda la gente que ha hecho falta", sin especificar el número.