Nourdine Chikar, junto a la empresa que construía en Nador, cerca de Melilla.

Nourdine Chikar, junto a la empresa que construía en Nador, cerca de Melilla.

España TERRORISMO

Detenido Nourdine Chikar, el ‘sastre’ marroquí que vestía al ISIS enviando ropa desde España

Arrestado en Alicante por blanqueo, estaba ya procesado por la Audiencia Nacional como ideólogo de una célula yihadista que enviaba material a Siria e Irak.

España ha conseguido finalmente enviar a prisión al empresario Nourdine Chikar, quien enviaba material a grupos terroristas del autodenominado estado Islámico (ISIS) en Siria e Irak a través de sus empresas de reciclaje textil en varias ciudades españolas.

Las investigaciones policiales consiguieron probar delitos económicos, y Chikar está acusado de blanqueo, malversación, delito fiscal, falsificación documental y alzamiento de bienes. Sin embargo, queda todavía pendiente el proceso iniciado en 2017 por el juez Eloy Velasco de la Audiencia Nacional que le implica como uno de los siete presuntos miembros de una célula yihadista desarticulada en febrero de 2016 en Alicante, Valencia y Ceuta.

La policía Nacional lo arrestó el miércoles 20 de noviembre cerca de su domicilio en la localidad de Muro de Alcoy (Alicante). Agentes vestidos de civiles permanecieron una hora en el lugar y después se llevaron al empresario detenido en un vehículo camuflado.

La esposa de Chikar, que desapareció del barrio desde la detención de su marido en 2016, y un administrador concursal, encargado de examinar el inventario de la compañía y relacionarlo con los créditos de sus acreedores, fueron también arrestados, pero ya están libres tras ser interrogados en una comisaría de Alcoy. Acudieron a declarar acompañados de sus abogados y quedaron en libertad con cargos.

La tapadera de la ayuda humanitaria

El empresario arrestado ha sido trasladado a Madrid para continuar en la capital las diligencias y ponerlo a disposición de la Audiencia Nacional. De origen marroquí y nacionalizado español, fue considerado como el ideólogo de la célula de Ammar Termanini (1972), detenido hace tres años. Este cabecilla, natural de Siria (Alepo) que desembarcó en España en 2012 tras vivir en Holanda, Bélgica y Reino Unido, montó la empresa Tigre Negro SL dedicada a la exportación e importación de productos textiles. Con la excusa de ayuda humanitaria, enviaba mercancía a su país donde además viajaba con frecuencia.

Por su parte, Chikar era propietario de una empresa en Cocentaina (Alicante) que se dedicaba al reciclaje y la redistribución de ropa usada en contenedores, además de presidente de la mezquita de Cocentaina y secretario de la comunidad islámica en la localidad. Así se servía de su posición para intermediar con clientes y buscar financiación, y con sus contactos en Turquía para librar los obstáculos de los envíos hasta su destino final, grupos terroristas en Siria e Irak.

En el auto del magistrado Velasco consta la sospecha de que Nourdine Chikar “enviaba armas, componentes de explosivos, material militar y dinero de organizaciones terroristas a Irak y Siria, como Jahbat al Nusra y Daesh [Estado Islámico]”.

Uniformes para el ISIS

Y en el procesamiento figuran los delitos de “integración en organización terrorista, blanqueo de capitales, tenencia ilícita de armas, falsedad de documentos mercantiles y delito contra los bienes culturales protegidos en caso de conflicto armado”.

Precisamente, este último, por primera vez aplicado en España en relación al yihadismo, por financiar el terrorismo con tráfico de obras de arte, monedas antiguas y piezas arqueológicas “probablemente extraídas de los museos y los yacimientos arqueológicos conquistados por el Estado Islámico y Jabhat al Nusra”, según detalla el auto del magistrado Velasco.

Uniformes del ISIS incautados por la Policía en Valencia.

Uniformes del ISIS incautados por la Policía en Valencia. CNP

En 2016, la Policía incautó un contenedor en Cádiz con ropa de segunda mano y dos en Valencia, con una máquina de embalar y cinco toneladas de fardos con 20.000 uniformes militares nuevos para equipar a todo un ejército ocultos bajo los montones de prendas usadas. Entre el material requisado había trajes de resistencia a la guerra química. El ISIS encargó, según el juez, diez toneladas de uniformes militares y el empresario marroquí se las proporcionó.

El contenedor procedía de Arabia Saudí y se dirigía a Turquía. El primer destino era el puerto de Mersin, frente a Chipre, y después por carretera hasta Bab al Hawa, al otro lado de la frontera siria. La red acumuló 10 millones de euros en efectivo en tres años. Chikar ha conseguido eludir el control de las autoridades con el antiguo método de la “hawala” (transferencia en árabe), una compensación de pagos y movimientos de dinero al margen del sistema legal que sirve para blanquear capitales y, presuntamente en este caso, para financiar además el terrorismo.

Entre 2016 y 2017 se cerraron las tres empresas de Chikar en Alicante, Santa Cruz de Tenerife y Melilla, pero consiguió mantener su compañía textil en Tánger, abierta en 2005 con un capital de 10.000 euros.

Facilidades en Marruecos

Como adelantó EL ESPAÑOL, después de haber pagado una fianza de 60.000 euros en España para salir de prisión y a la espera de conocer la fecha para ser juzgado, el año pasado entró en Marruecos por la frontera terrestre de Beni Ensar. Y el 10 de diciembre de 2018 las autoridades de la región de Nador firmaron con el empresario un acuerdo de asociación para la creación de la empresa Karama Textile (27.000 metros cuadrados) especializada en la importación, procesamiento y exportación de materias primas textiles, las mismas funciones que sus compañías españolas.

Imagen actual de la construcción de Karama Textile, la compañía en Nador de Nourdine Chikar.

Imagen actual de la construcción de Karama Textile, la compañía en Nador de Nourdine Chikar. E.E.

Por su parte, “la Asamblea Regional de Oujda le otorgó un millón de euros y la agencia Marchica le entregó el terreno donde se construye la empresa desde principios de este año, a pesar de que no se trata de una zona industrial”, informan a este medio fuentes regionales.

Tras lo publicado en la prensa, los abogados le advirtieron que no podía abandonar España donde tiene medidas cautelares por los cargos pendientes.

El poder de seducción de Chikar llega incluso a engañar a una televisión española nacional, que grabó un reportaje sobre las empresas de reciclaje textil en el interior de su planta en 2014 tras la mediación del alcalde de Cocentaina Rafael Briet Seguí. Aparece como “la empresa que más ropa exporta de toda España, la más industrializada, la más moderna, y la que más ha invertido en el negocio”.

El mismo detenido explicaba ante las cámaras que movía “entre 25 y 26 toneladas de ropa al día procedente de Europa con 70 personas en la planta divididas por sexos, las mujeres clasifican y los hombres embalan”. Sin embargo, no respondió a todas las cuestiones de la periodista, como por ejemplo quién le vendía la ropa que reutilizaban. Y, por supuesto, no se ha sabido hasta dos años más tarde a dónde señala la investigación judicial que iba esa ropa y con qué fines.