Orpheus XXI

Orpheus XXI

Enfoques

Orpheus XXI, un proyecto musical compuesto por refugiados

El grupo, creado por el músico Jordi Savall, actuó en el festival de las músicas sagradas de Fez

De Bangladesh, de la región sin nación del Kurdistán, de Bielorrusia, de Siria... de ahí proceden los músicos que conforman el proyecto Orpheus XXI que actuó ayer en el festival de las Musicas Sagradas de fez. El grupo está creado por el músico catalán Jordi Savall, y tiene una particularidad: esta compuesto por refugiados. Personas que, por algún motivo, han tenido que salir de su país de origen escapando de la violencia. 

Es el caso de Nirjhar Azmari, la cantante de origen bengalí. En Bangladesh era casi una estrella, Había grabado algún discoEscapó de su país a causa de la violencia ejercida por cuestiones religiosas. Se marchó a la India y de allí se montó en un buque rumbo a ninguna parte. De polizón, sin documentación ni derechos. Fue allí donde uno de los miembros de la tripulación la reconoció. El hombre quedó casi en shock. No imaginaba que una artista a la que él admiraba estuviese escapando a escondidas. Nirjhar todavía llora cuando lo recuerda. 

Reclutados en Francia

La cantante llegó a Italia, de ahí pasó a Francia y ahí la reclutó para su proyecto Jordi Savall. Es ahí, en la ciudad de Bezançon, donde el catalán tiene su base. También en Francia conoció al percusionista kurdo Neset Kutas. Él no tuvo que salir a escondidas, pero se siente perseguido por el gobierno turco por la sola condición de kurdo. 

Nirjhar Azmari y Neset Kutas

Nirjhar Azmari y Neset Kutas

Savall entendió, visitando el campo de refugiados de Calais, que la mejor forma que tenía de poder ayudar a los refugiados, era constituir un proyecto que los aglutinase. Con este proyecto va a girar por toda Europa este año. Y uno de los lugares donde ha presentado el repertorio ha sido en Fez (Marruecos). En el incomparable entorno de los jardines de Jnan Sbil, la formación ofreció uno de los conciertos más esperados de la XXIV edición del festival, organizado por la Fundación Ibn Battuta y su homónima Esperit de Fes.

El propio Savall acabó tocando junto a ellos, a pesar de que ni 24 horas antes ya había dado un concierto en el escenario principal. El concierto que dio el músico catalán, acompañado de una veintena de músicos de todas partes del mundo, repasa el recorrido de ibn Battuta, el viajero del Islam, que recorrió todo el mundo antes de volver a Marruecos. 

Satisfecho por la llegada del Aquarius

Al hilo del proyecto de refugiados, Savall fue preguntado por la acogida del gobierno español del barco Aquarius. El músico catalán manifestó su satisfacción y declaró que "espero que estas cosas no se queden en eso, en gestos puntuales. Tenemos que tener una política de acogida. Hay pueblos vacíos por toda España, por toda Europa. Hay que buscar un lugar para esas personas, para que puedan hacer su vida".

La edición del festival dedicada a los saberes ancestrales siguió por la noche con la actuación del cantaor flamenco Jesús Méndez. El gaditano, uno de los primeras espadas del flamenco actual, conforma parte de la representación española de este año.